Publicidad

Esta semana no vamos a hablar de un destino específico,  vamos a hablar de una forma de turismo no muy conocida, que a nosotros nos parece muy interesante – el turismo experiencial.

Para los que no están familiarizados con el concepto, el turismo experiencial es – “la oportunidad de las emociones”. Se trata de un nuevo  turismo y sobre todo, de un nuevo turista,

ese que busca vivir una experiencia  diferente, indistintamente del destino al que viaja, se informa vía 2.0 antes de llegar a él y busca una calidad y autenticidad que le transporte emocionalmente y haga de esa una experiencia irrepetible. El turista experiencial escoge su destinación según la experiencia que desea vivir.

En el último tiempo se está mostrando interés para las experiencias sensoriales por las compañías grandes, como Google, que ha desarrollado Google Glass, el dispositivo de realidad aumentada que ya esta en la segunda generación y es una importante innovación dentro del ámbito de  geolocalización social y de los viajes sensoriales. Con un sencillo “Ok, glass, toma una foto” las gafas sacan la foto. Aparte ofrecen información turística instantánea, puedes realizar reservas en el momento, tienes acceso a mapas y a la función GPS.

 

¿Por qué  es diferente un  destino experiencial?

Porque viajas y te integras en la forma de vivir y en la cultura propia de cada lugar, estableciendo una relación emocional con los habitantes del destino. Por ejemplo ir de viaje a Lisboa y que te cuenten las leyendas y las historias de las comidas que estas probando, o visitar Bulgaria y que te expliquen por qué allí mover la cabeza de arriba abajo significa no, o visitar Nápoles y que los lugareños te cuentan que la pizza básica, Margherita, se llama así por la Princesa Margherita que un dia visitando el pueblo se sintió atraída por un olor que salía de casa de una familia pobre. Muy curiosa, Margherita, preguntó qué olía tan bien, y los soldados riendo, le dijeron que es la comida de los pobres, una base de hojaldre con aceite de oliva, tomate rallado y orégano, llamada pizza. La princesa probó la pizza y la declaró su comida favorita. En su honor, la pizza recibió el nombre de Pizza Margherita.

 

El Turismo Experiencial no sólo es la tendencia del futuro. También es la tendencia del Presente. Ya somos turistas experimentados, que no nos conformamos con productos turísticos impersonales. Queremos viajar y relacionar de forma más directa, humana y personalizada.