Colombia es un país diverso. Desde playas paradisíacas, picos montañosos, volcanes, paisajes montañosos, ciudades coloniales, joyas arqueológicas, desiertos al rojo vivo hasta el famoso café colombiano, el país tiene tanto que ofrecer que probablemente no podrás abarcarlo todo en una sola visita.

Pero con este itinerario de 4 semanas por Colombia, obtendrás una muestra de los mejores lugares que ofrece este país sudamericano cada vez más popular.

Al viajar por Colombia, hay que tener en cuenta que las distancias entre las ciudades suelen ser grandes, y que se necesita tiempo para ir de un lugar a otro. Sobre todo si se viaja con un presupuesto reducido o se quiere vivir una experiencia más auténtica viajando en autobús. Algunas de las carreteras no están asfaltadas.

Además, Colombia se encuentra ahora mismo en plena revolución de sus infraestructuras, lo que significa que hay muchas reconstrucciones a lo largo de la carretera que pueden ralentizar tus viajes.

La seguridad general en Colombia ha mejorado mucho, pero recomiendo viajar durante el día si es posible, y en las grandes ciudades, puede ser mejor tomar un taxi.

 

DÍA 1-3: BOGOTÁ

Bogotá, la capital de Colombia, es un gran lugar donde empezar a conocer el país. Creemos que Bogotá es una ciudad un poco infravalorada, y de hecho se necesita un tiempo para apreciar esta ciudad.

¿Nuestro único consejo? Mantén los ojos bien abiertos y dale una oportunidad a Bogotá.

El primer día, explora el Museo del Oro, y luego pasea por La Candelaria. La Candelaria es la parte histórica de Bogotá que se remonta a los pueblos coloniales.

Aquí se pueden encontrar numerosas y maravillosas calles adoquinadas con interesantes edificios, iglesias, cafeterías y plazas.

El segundo día, haz un recorrido gratuito a pie por Bogotá. Es una forma perfecta de aprender más sobre la historia y de conocer mejor a la gente local y su forma de pensar sobre su ciudad. Después, tómate un café y ve al Museo de la Esmeralda.

El tercer día, es hora de subir al Cerro de Monserrate (o tomar un teleférico) para obtener mejores vistas de Bogotá. También es una forma estupenda de aclimatarse, ya que algunos de los lugares que visitarás en este itinerario se encuentran a mayor altura.

Más tarde, puedes recorrer algunos de los museos de la ciudad por tu cuenta, observar a los artistas callejeros o buscar grafitis interesantes en las paredes, ya que Bogotá es famosa por la vibrante cultura del arte callejero.

Ten cuidado con los carteristas, especialmente en la concurrida Carrera 7.

La mayoría de las zonas de Bogotá son seguras; los lugares más recomendables para alojarse son La Candelaria, Chapinero, Zona Rosa o Zona T.

Haz click aquí para realizar reservas de tours, excursiones o actividades en Bogotá

 

DÍA 4-5: VILLA DE LEYVA

A sólo cuatro horas en autobús desde Bogotá se encuentra la ciudad colonial de Villa de Leyva.

Mencionar que Colombia ofrece una increíble variedad de bonitos pueblos coloniales y Villa de Leyva es uno de ellos.

La ciudad cuenta con una arquitectura colonial, una de las plazas más grandes de Sudamérica y un entorno montañoso impresionante.

A veces es bueno tomarse las cosas con calma y hay muchas cosas que hacer en Villa de Leyva, te recomendamos que llegues allí a primera hora de la mañana desde Bogotá y luego disfrutes de una tarde tranquila paseando por las fotogénicas calles del pueblo.

Por cierto, tener la cámara siempre cargada es uno de los mejores consejos que podemos darte, ya que Colombia es tan colorida que sería una pena al menos no intentar capturarlo todo.

Al día siguiente, puedes tomar un taxi y explorar otros lugares cercanos a Villa de Leyva: Pozos Azules, El Fosil, Convento del Santo Ecce Hommo y El Infiernito.

En caso de que prefieras pasar tu tiempo de forma más activa, puedes ir de excursión a un mirador con vistas a la ciudad o alquilar una bicicleta para explorar los caminos menos transitados.

 

DÍA 6-7: SAN GIL Y BARICHARA

Para llegar a San Gil desde Villa de Leyva, se recomienda tomar un bus a Tunja, el principal centro de transporte aquí, y en Tunja, cambiar a un bus directo a San Gil.

San Gil es la capital de la aventura en Colombia. La ciudad es conocida por su exuberante paisaje verde, que combina a la perfección el turismo y las actividades de adrenalina.

Se puede probar el parapente, el rafting, el ciclismo de descenso y, para los que prefieren actividades más relajadas, existe la opción de explorar el Parque Natural El Gallineral en el corazón de San Gil.

Otra alternativa para disfrutar de tu tiempo en la región es tomar un viaje corto en autobús a una ciudad colonial cercana, Barichara.

A Barichara se le suele llamar el pueblo más bonito de Colombia, y aunque no queremos poner tus expectativas muy altas, sólo podemos recomendarte que vayas a verlo por ti mismo.

No obstante, pasear por unas calles bastante limpias es acogedor después de haber pasado la noche de ayer en la ajetreada San Gil. En caso de que no te entusiasme ver un pequeño pueblo colonial, hay otra razón para viajar a Barichara.

La razón se llama El Camino Real, que es una ruta tradicional de 6 kilómetros que lleva desde Barichara a un pueblo aún más pequeño, Guane.

El camino es muy pintoresco, y una vez que se llega a Guane, se toma un jeep para volver a Barichara.

Es posible pasar una noche en Barichara y disfrutar de un ambiente más auténtico después de que se vayan todos los turistas de un día, pero creemos es más prudente volver a San Gil para coger un autobús por la mañana hacia Santa Marta.

 

DÍA 8: SANTA MARTA

Santa Marta es una ciudad inusual. El centro de la ciudad es bastante pintoresco, pero las playas y los muelles son algo diferentes, y esta zona no es recomendable para pasear por ella cuando oscurece.

Sin embargo, la mayoría de los viajeros se dirigen a Santa Marta por un motivo diferente. Se trata de una escapada a un parque muy popular, el Parque Nacional Tayrona, y también se puede empezar aquí la caminata por la Ciudad Perdida.

 

DÍA 9-11: PARQUE NACIONAL TAYRONA

Tayrona es uno de los lugares de visita obligada en Colombia. Aunque el parque se puede visitar en un solo día, para apreciarlo en su totalidad, nos creo que tres días es una cantidad de tiempo óptima.

Desde Santa Marta, hay que tomar un autobús regular hasta los límites del Parque Nacional Tayrona.

Es importante saber que el parque no es sólo para sentarse en la playa y ver las olas, sino también para hacer senderismo, ya que desde la entrada del parque hay que caminar para llegar a las mejores playas. Eso sí, prepárate para una caminata calurosa.

 

¿Qué se puede hacer en el Parque Nacional Tayrona?

Puedes relajarte en playas vírgenes, intentar avistar animales raros en la selva o hacer caminatas a algunos de los sitios arqueológicos más importantes. Por ejemplo, hacer una excursión al poblado indígena de El Pueblito.

Es posible pasar todas las noches en un mismo campamento, o se puede dormir cada noche en un lugar diferente,  incluso caminar por el parque sin necesidad de recorrer el mismo camino por el que se llegó.

Es bueno saber que el Tayrona es uno de los principales destinos de viaje tanto para locales como para extranjeros, por lo que siempre es mejor hacer una reserva con bastante antelación.

Otro dato importante es establecer bien tus expectativas. Debido a su fácil acceso, mucha gente encuentra el parque demasiado concurrido, pero creo que sigue siendo agradable, e incluso pasar allí no tres, sino cuatro días.

Asegúrate de comprar el permiso del parque con antelación en la temporada alta, y no olvides que el parque cierra sus puertas desde finales de enero hasta febrero (las fechas a veces cambian, consulta la información actualizada antes de viajar).

 

DÍA 12-13: CARTAGENA DE INDIAS

Una vez que llegues del Parque Nacional Tayrona a Santa Marta, puede pasar aquí otra noche, recoger tus cosas del hotel, y al día siguiente por la mañana continuar tu viaje por Colombia a uno de los principales destinos de viaje, Cartagena de Indias.

Cartagena es una de las ciudades más importantes de Colombia que se remonta a los pueblos coloniales. Sólo se tarda cuatro horas en llegar desde Santa Marta a Cartagena.

Para muchos, Cartagena es la joya de la corona de Colombia y un destino que debe incluirse en todo itinerario, tanto si se viaja con un presupuesto ajustado como si se prefiere alojarse en hoteles de alta gama.

Cartagena es para todos, ya que ofrece una lista interminable de actividades y cosas que hacer.

¿Cómo puedes pasar el día en Cartagena? No puedes perderte la exploración de la Ciudad Amurallada.

El centro histórico es increíble. Las calles de Cartagena, con sus casas de colores llamativos y sus coquetos balcones, son muy fotogénicas, así que coge tu cámara y empieza a buscar la mejor oportunidad fotográfica.

Aparte de eso, también deberías visitar el famoso Castillo San Felipe de Barajas o el menos conocido Fuerte San Fernando de Bocachica.

Reserva haciendo click aquí las mejores actividades en Cartagena

 

DÍA 14-15: MEDELLIN Y GUATAPE

Para ahorrar tiempo, es mejor tomar un autobús nocturno de Cartagena a Medellín. En general, estos autobuses nocturnos entre los lugares más turísticos de Colombia normalmente son seguros y bastante cómodos.

La siguiente parada de este itinerario por Colombia es Medellín.

Probablemente no haya una ciudad más infame en toda Sudamérica que Medellín, y esta segunda ciudad más grande de Colombia ciertamente merece su atención.

Para entender la arquitectura de la ciudad y, sobre todo, lo que tuvieron que pasar sus habitantes durante la larga guerra de los cárteles, hay que hacer un recorrido a pie gratuito.

Un guía turístico te puede enseñar lo mejor del centro de la ciudad, y aprender mucho.

Después de explorar el centro de Medellín, puedes coger un teleférico hasta el Parque Arvi, donde puedes disfrutar de un paseo por el bosque y de unas vistas extraordinarias desde lo alto de la colina sobre el valle y la extensa ciudad.

Otra alternativa es hacer un recorrido por la Comuna 13. Si hubiera algo para sugerir que visites en Medellín, sería el Museo de la Memoria y prepararse para una experiencia muy impactante.

Para el segundo día en Medellín, te recomendamos que visites Guatape, uno de los pueblos más coloridos de Colombia.

Descubre Medellín haciendo click aquí y reservando los mejores tours

 

DÍA 16: JARDÍN

Un pueblo tranquilo, a 4 horas de Medellín, se ha convertido en uno de los lugares favoritos en Colombia. Jardín todavía no se anuncia en las guías, pero tal vez gracias a ello, el pueblo tiene un ambiente acogedor y relajado.

Jardín es un pueblo muy colorido, donde parece que el tiempo se ha detenido. El pueblo está enclavado entre verdes colinas cercanas, y esta ubicación es perfecta para realizar muchas actividades.

Jardín es muy pequeño, así que no te preocupes, lo aprovecharás al máximo en un solo día, pero por supuesto, siéntete libre de modificar este itinerario, prolongar tu estancia si es posible y explorar las mejores cosas que hacer en Jardín.

No podrás olvidarte de tomar un café en la plaza principal. La plaza está repleta de sillas y mesas de colores, donde podrás sentarte a ver la vida pasar.

La segunda actividad más popular en Jardín es pasear por sus coloridas calles y disfrutar del ambiente.

Cuando el tiempo lo permita, asegúrate de tomar el antiguo teleférico hasta la cima de la colina para obtener unas vistas impresionantes de la zona. Y la lista de las mejores cosas que hacer en Jardín no acaba aquí.

Vete de excursión a las colinas cercanas, haz una excursión a caballo o, por la tarde, visita una reserva para la observación de aves del muy fotogénico gallo de las rocas.

Disfruta de todas estas actividades haciendo click aquí y reserva

 

DÍA 17-18: SALENTO

La siguiente parada en este itinerario por Colombia es Salento, que se encuentra a unas 8 horas en coche desde Jardín. Después de Cartagena, es otro destino que todo viajero visita.

Salento es una pequeña ciudad colonial enclavada en las verdes colinas de la Zona Cafetera, que es, como su nombre indica, una zona rica en producción de café.

Aunque ya estés cansado/a de visitar ciudades coloniales, no puedes saltarte Salento de ninguna manera, ya que hay mucho que ver y hacer. Además, Salento es una puerta perfecta para visitar un maravilloso parque nacional, pero más adelante se hablará de él.

Dos días en Salento, o más bien un día y medio, deberían ser suficientes para cubrir lo básico si se tiene en cuenta el largo viaje.

En primer lugar, asegúrate de visitar una finca cafetera para ver todo el proceso, desde la planta hasta una sabrosa taza de café.

Después, sin duda hay que explorar el propio Salento. Una vez más, la ciudad es muy colorida pero diferente a los lugares que ya habrás visitado.

 

DÍA 19-22: PARQUE NACIONAL LOS NEVADOS

Es un lugar increíblemente maravilloso que cuenta con un ecosistema único, praderas, lagos, montañas nevadas y granjas, donde la gente local vive de una manera todavía muy auténtica.

Se recomienda dedicar al menos dos días para apreciar la belleza y utilizar estos dos días extras para explorar otros lugares o descansar, ya que este itinerario está realmente repleto de lugares de visita obligada.

Es importante saber que es muy recomendable contratar a un guía experto debido a la escasa señalización y a las nubes y nieblas bajas que pueden confundir a un viajero primerizo.

Puedes buscar guías y actividades desde aquí

 

DÍA 24-25-26: MANIZALES – NEIVA – DESIERTO DE TATACOA

Si sigues este itinerario terminarás la excursión en Manizales.

Manizales se asienta en las colinas del valle profundo, y la mejor forma de llegar desde la terminal de autobuses al centro es el teleférico, que ofrece unas vistas maravillosas.

Hay algunas cosas que hacer en Manizales que podrá realizar en un solo día.

Para ir de Salento a Manizales, hay que cambiar de autobús en Pereira, pero es sencillo.

Posteriormente cogerás el autobús hacia el desierto de la Tatacoa.

Ya has visto playas, pueblos coloniales, grandes ciudades, montañas, fauna y flora, y ahora es el momento del desierto.

Desde Manizales, coge un autobús hasta Neiva, que es la capital del departamento del Huila.

Si todavía tienes energía, súbe inmediatamente a un autobús que te lleve al desierto de la Tatacoa, pero si estás cansado/a, déjalo para la mañana siguiente; el trayecto es bastante corto.

El desierto de la Tatacoa es el segundo desierto más grande de Colombia (el más grande está muy al norte, y es un poco complicado llegar a él).

Aunque no es técnicamente un desierto, definitivamente se siente como tal. Asegúrate de llevar protector solar, sombrero para el sol y una botella de agua reutilizable.

El desierto de la Tatacoa todavía se siente como un lugar que no está en la ruta tradicional del mochilero.

Este destino es bastante conocido entre los lugareños, pero tiene mucho que ofrecer, incluso si sólo tienes un día.

En primer lugar, no debes saltarte la parte de senderismo. El desierto de la Tatacoa tiene dos partes, y se puedes hacer senderismo en ambas: en el Desierto Rojo y en el Desierto Gris.

Ambas partes ofrecen maravillosas vistas de asombrosas formaciones rocosas, algo que conocemos más bien por las viejas películas del oeste.

Después, no hay que perderse el relax en la piscina para sobrevivir al calor del mediodía, y al final, si el cielo está despejado, es uno de los puntos fuertes de la observación de las estrellas, ya que casi no hay contaminación lumínica en el Desierto de la Tatacoa.

Puedes encontrar hoteles más rústicos en el propio desierto, o a pocos kilómetros está el pueblo de Villavieja, que ofrece más opciones, accede desde aquí para reservarlo con antelación 

 

DÍA 26-27: SAN AGUSTIN

San Agustín es uno de los sitios arqueológicos más importantes de Colombia. Es otra ciudad que merece más atención, pero dos días deberían darte tiempo suficiente para ver las mejores atracciones.

En primer lugar, no puedes perderte el Parque Arqueológico de San Agustín, que alberga cientos de estatuas y tumbas diseminadas no sólo aquí, sino también en los alrededores del pueblo.

El parque te consumirá, sin duda, unas cuantas horas de tu tiempo.

Al día siguiente, únete a una excursión a caballo o en jeep diseñada para que los viajeros exploren el maravilloso paisaje de los alrededores de San Agustín.

Con este itinerario estás llegando al final, tienes varias opciones, dependiendo de tus próximos planes.

Puedes continuar hacia el sur por la Ciudad Blanca de Popayán y cruzar la frontera con Ecuador. O, dependiendo de tu vuelo de regreso, puedes tomar un autobús nocturno hasta Cartagena.

En este caso, supongo que estás haciendo un bucle, así que te dirigiremos de vuelta a Bogotá, donde comenzó esta aventura.

 

DÍA 28: BOGOTÁ

El último día de la cuarta semana termina en Bogotá. Planifica tu último día, dependiendo del horario de tu vuelo.

Si es por la tarde, considera reservar una habitación de hotel para descansar antes del agotador viaje.

En caso de que todavía tengas suficiente energía, ve al centro de la ciudad, despídete de este maravilloso país, y tal vez, visita algunos últimos lugares que no tuviste tiempo de ver al principio de tu viaje.

 

SEGURO DE VIAJE: SENCILLO Y FLEXIBLE

Nunca salgo de casa sin un seguro de viaje que está diseñado para ayudar a cubrir tus gastos si algo sale mal en tu viaje.

El seguro de viaje de IATI ha sido diseñado por viajeros para viajeros, para cubrir lo esencial de su viaje.

Asegúrate de que tu seguro de viaje también cubre las excursiones a gran altura.

Viaja de forma más inteligente y segura haciendo click aquí.

 

 

A orillas del mar Caribe, la ciudad de Cartagena de Indias se levanta sobre Colombia para darle un espacio lleno de historias, belleza, calles inolvidables y numerosas formas para entretener a sus visitantes. Aquí, los visitantes llegan repletos de expectativas y parten con el anhelo de volver a pisar sus hermosas calles.

Vestida con una clásica arquitectura colonial, esta hermosa ciudad es conocida por sus historias de piratas, quienes en la época de la conquista arribaron a esta para desmantelar sus riquezas. Estos hechos hicieron que sus habitantes reforzaran su seguridad con mayor ahínco, lo cual ofreció edificaciones que aún se mantienen intactas.

Considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, Cartagena es la mezcla perfecta entre lo urbano y lo colonial, el presente aunado con el pasado en una fórmula ideal. Edificaciones como el Castillo de San Felipe, el Palacio de la Inquisición y la Torre del Reloj son los sitios más visitados por los turistas.

 

En cuanto a sus playas, resaltan la Boquilla, Castillo Grande, El Laguito y Bocagrande, las cuales arrebatan miradas, invitan a sus exploradores y deleitan a sus bañistas. Cada una de ellas, invitan a los turistas a pasar un rato de relajación sin límites, junto al paisaje que pinta la naturaleza y un ambiente especial.

Cada instante en esta ciudad colombiana se vuelve especial, desde que sale el sol hasta que se acuesta. La vida nocturna es un espacio que alimenta los corazones que deambulan por ella, mostrándole sus mejores secretos que habitan en sus bares, cafés, restaurantes y monumentos bañados de luces que otorgan romanticismo al espacio.

En Cartagena, no falta nada para ser perfecta. La belleza de la historia y la vanguardia se funde en una sola esencia que tiene como reto enamorar y dejarse enamorar por cada uno de los turistas.