¿Por qué deberías visitar Aitutaki?

No has estado en las Islas Cook hasta que no has visitado Aitutaki. A menos de una hora de Rarotonga, Aitutaki parece un universo paralelo. Ve allí si quieres desconectar de verdad, sin apenas distracciones que ocupen tu precioso tiempo de relajación. No hay clubes nocturnos, ni centros comerciales y, de hecho, casi no hay nadie. La principal razón para visitar Aitutaki es su impresionante laguna. No pierdas la oportunidad de explorar los islotes deshabitados de ensueño (motu) que bordean la prístina laguna. Son tan salvajes que incluso fueron elegidos como lugares de rodaje para las versiones estadounidense y británica del reality show de aventuras Survivor.

 

Datos y breve historia

Aitutaki es una isla relativamente plana del grupo sur de las Islas Cook, situada a 264 km al norte de Rarotonga. La isla fue colonizada por primera vez en el siglo XII por pioneros que llegaron en canoas con balancín desde la Polinesia Francesa, a más de 1.000 km al este. Su característica más llamativa es su laguna, rodeada por la isla principal y 12 pequeños islotes deshabitados llamados motu.

Los europeos llegaron por primera vez a Aitutaki en el barco Bounty en 1789, capitaneado por William Bligh pocos días antes del famoso motín. Poco después llegaron los misioneros, que lograron convertir a los lugareños al cristianismo a principios del siglo XIX.

Durante la Segunda Guerra Mundial, las fuerzas estadounidenses y neozelandesas estacionadas en Aitutaki construyeron la pista de aterrizaje que sigue siendo el aeropuerto de la isla hasta el día de hoy. En la década de 1950, TEAL, la predecesora de Air New Zealand, hizo paradas para repostar en Aitutaki como parte de la Ruta del Coral de Nueva Zelanda a Tahití.

En la actualidad, Aitutaki es la segunda isla más visitada de las Islas Cook, y se está haciendo hincapié en impulsar la industria turística local. Sólo unos 2.000 habitantes tienen su hogar en Aitutaki, que sufrió muchos daños materiales en el ciclón de 2010 que arrasó la isla. La vida en la isla es tranquila y relajada, y sólo el sonido del vuelo que se aproxima desde Rarotonga perturba el ambiente de las olas del océano.

 

¿Cuántos días necesitas en Aitutaki?

Para los que buscan salir de la rutina, podrían pasar fácilmente todas sus vacaciones en las Islas Cook en Aitutaki. Te costará mucho volver a la “realidad” después. Dicho esto, 3-4 días en Aitutaki deberían ser suficientes, y si estás muy presionado por el tiempo, también puedes visitar Aitutaki en una excursión de un día desde Rarotonga.

 

¿Merece la pena visitar Aitutaki?

Si bien no hay mucho que hacer en la isla en sí, la laguna de Aitutaki es exactamente como uno se imagina un paraíso tropical. Mientras que Rarotonga parece un “patio de recreo”, con un montón de actividades para mantenerse ocupado, Aitutaki es todo relajación y exploración de la laguna. Así que si lo que buscas es paz y tranquilidad, te encantará Aitutaki, siempre y cuando salgas a explorar los confines de la laguna.

 

¿Cuándo es la mejor época para visitar Aitutaki?

El tiempo en Aitutaki será ligeramente más cálido que en Rarotonga, situada a 264 km al norte de la isla grande. Aitutaki goza de un clima agradable durante todo el año y no es tan agobiantemente caluroso como otros destinos del Pacífico Sur.

Temporada de ciclones (noviembre – marzo): los ciclones son siempre una amenaza, pero rara vez afectan a la isla. Se esperan días calurosos y húmedos, combinados con periodos de lluvia, nubosidad y truenos que pueden durar poco o varios días. No obstante, hay muchos días soleados.

Meses más fríos (junio-agosto): el viento alisio del sureste está en pleno apogeo, disipando las nubes y proporcionando un tiempo soleado constante. Las temperaturas descienden por debajo de los 20 grados por la noche, así que hay que llevar algo de abrigo. Tiempo perfecto para el kitesurf.

Temporada de verano (septiembre-octubre y marzo-mayo): días agradablemente cálidos con menos posibilidades de nubosidad y lluvia. Las temperaturas rara vez bajan de los 20 grados por la noche y rara vez superan los 30 grados durante el día.

Hay que tener en cuenta que en diciembre y enero se produce un aumento de visitantes. Reserva con antelación si planeas visitar Aitutaki durante esta época.

 

Accede desde aquí para obtener descuentos increíbles los vuelos y planea con antelación.

Lee el post de volar baratos es posible si sabes cómo y encuentra tarifas increíbles.

 

¿Qué llevar en la maleta?

 

Dinero

Hay dos cajeros automáticos en Aitutaki. Uno está al lado de la carretera a medio camino entre el aeropuerto y Arutanga, mientras que el otro está junto a la oficina de correos en el centro de Arutanga. La mayoría de los negocios aceptan tarjetas de crédito sin ningún tipo de recargo, aunque algunos alojamientos de menor categoría aún no disponen de máquinas de tarjetas de crédito. Es mejor informarse antes.

 

Consejos para ahorrar dinero en Aitutaki

He aquí tres maneras de ahorrar un poco de dinero en Aitutaki:

  • Elegir alojamientos que tengan instalaciones para cocinar.
  • El mapa turístico oficial de Aitutaki que se puede recoger en el aeropuerto tiene cupones descuento bastante útiles para restaurantes, bares e incluso para el alquiler de scooters.
  • Prepara tu propio desayuno si la comida más importante del día no está incluida en tu alojamiento, compra algo en la tienda de comestibles para toda tu estancia.

 

Cómo llegar a Aitutaki

Por aire: es prácticamente la única forma “real” de llegar a Aitutaki. Air Rarotonga opera vuelos diarios desde Rarotonga a Aitutaki. Se tarda unos 50 minutos y, al igual que en los vuelos nacionales de la Polinesia Francesa, las vistas desde el avión son impresionantes, así que coge un asiento de ventanilla.

Si tienes poco tiempo, Air Rarotonga ofrece un paquete de viaje de un día a Aitutaki. Saldrás de Rarotonga por la mañana y regresarás a primera hora de la tarde. Además de los traslados aéreos y terrestres, el paquete incluye una excursión por la isla y otra por la laguna en el crucero Vaka Lagoon Cruise.

Con la excepción de la excursión de un día, los vuelos pueden cambiar un poco. Si los vuelos están vacíos o es necesario realizar tareas de mantenimiento en un avión, se te cambiará a un vuelo posterior o más temprano. Te avisarán por correo electrónico, pero asegúrate de notificar el cambio a tu alojamiento, preferiblemente por teléfono.

También hay que tener en cuenta que los vuelos de los domingos son un problema en Aitutaki, especialmente entre la gente mayor más tradicional. No es raro ver a un pequeño grupo “protestando” tranquilamente fuera de la terminal del aeropuerto los domingos. No se trata de una huelga sindical en Francia, pero hay que tener en cuenta que es un tema sensible para algunos habitantes de la isla.

 

Cómo moverse por Aitutaki

La isla principal de Aitutaki es súper pequeña, pero no lo suficiente como para ser explorada a pie como la isla de Maupiti en la Polinesia Francesa. He aquí algunas opciones, teniendo en cuenta que los islotes más remotos de la laguna pueden explorarse en un barco alquilado, en una excursión de windsurf o en la laguna.

Desde y hacia el aeropuerto: casi todos los alojamientos ofrecen traslados gratuitos al aeropuerto o cobran unos 10 dólares por persona.

En scooter: es, con mucho, la forma más divertida de moverse por Aitutaki. Rino’s Rentals, situado cerca de la ciudad, los alquila a 20 dólares (NZD) por día, con un día gratis por una semana de alquiler. Popoara Rentals, situado junto al Boat Shed Bar & Grill, alquila scooters por 25 dólares al día o 20 dólares si se alquila por una semana. Los scooters de Popoara están en mejor estado.

Recuerda, como mínimo debes tener una licencia temporal de scooter expedida en Rarotonga (técnicamente ya deberías haber aprobado el examen). Si no has dado este primer paso, no podrás alquilar un scooter en Aitutaki.

En coche: si no te apetece conducir una scooter, las dos empresas mencionadas anteriormente también tienen vehículos de alquiler. Los precios oscilan entre los 70-85 $ (NZD) por día, con descuentos para alquileres más largos.

En bicicleta: si tu alojamiento no ofrece bicicletas de uso gratuito, puedes alquilar una en Rino’s y Popoara por unos 15 dólares al día.

En barco: se puede alquilar un barco o una tabla de windsurf y dirigirse a uno de los islotes de la laguna de ensueño. Infórmate a nivel local o simplemente únete a una excursión por la laguna.

 

¿Dónde alojarse en Aitutaki?

Aitutaki es una isla tan pequeña que no importa demasiado dónde te alojes si no te importa alquilar una moto o un coche. Los alojamientos se dirigen al viajero de gama media o de lujo, con una pequeña selección de opciones básicas. Estar cerca de la ciudad significa que se puede ir andando a la tienda de comestibles, al mercado, al cibercafé, etc. Las playas del lado oeste de la isla no son tan buenas para nadar. La playa de O’otu, en cambio, está en una parte más remota de la isla. Hay un par de restaurantes, una cafetería y algunos complejos turísticos y bungalows. La playa es encantadora, no es ideal para bucear pero sí para hacer kayak y encontrar un pequeño banco de arena para relajarse. He aquí algunas recomendaciones:

 

Rino’s Motel

 

Este encantador negocio familiar está perfectamente situado lo suficientemente cerca de la ciudad pero lo suficientemente lejos. La playa de O’otu está a sólo 15 minutos, y Rino alquila coches, scooters y bicicletas a precios excelentes. Llamar a este lugar un motel definitivamente no hace justicia con el lugar. Las habitaciones dan a una playa bien cuidada, aceptable para nadar (como todas las playas de este lado de la isla) pero perfecta para dar largos paseos y observar las estrellas.

Todas las unidades son independientes, espaciosas, súper limpias y con una excelente calidad de sueño. El desayuno y el agua filtrada son gratuitos, e incluso puedes conectarte a un punto de acceso wifi que viene de la tienda de enfrente. Rino también tiene algunos apartamentos más grandes cerca que son súper populares entre los grupos grandes. Se aceptan tarjetas de crédito, ¡pregunta por el bungalow nº 9!

RESERVA TU HABITACIÓN EN RINO´S MOTEL DESDE AQUÍ

 

Bungalows de la playa de Inano

En el lado del aeropuerto de Aitutaki, Inano Beach Bungalows está a 10 minutos a pie de la playa de O’otu, a poca distancia de un bar/restaurante, alquiler de coches, cafetería y punto de acceso a wifi. Los tradicionales bungalows con tejado de paja dan a un exuberante jardín tropical, y algunos de los más grandes están en la playa. La playa es encantadora para las puestas de sol, pero no es tan buena para nadar, ya que tiene poca visibilidad y las aguas son poco profundas, aunque los propietarios han cavado en la arena para crear lo que parece una piscina profunda. Todas las unidades son autónomas y el lugar en sí es muy (muy) discreto, no hay mucho que hacer (el bar/restaurante está cerrado) y los propietarios no están muy presentes. El agua filtrada cuesta 1$ por botella y ahora se aceptan tarjetas de crédito. Hay que llevar mucho repelente de mosquitos, ya que los mosquitos de esta parte de la isla son feroces.

 

Opciones de lujo

¿Celebras una ocasión especial? ¿Quieres encender el romance en el paraíso? Aitutaki cuenta con varios complejos turísticos de primera categoría para quienes buscan unas vacaciones de lujo. En la parte occidental de la isla, Etu Moana & Pacific Resort son las mejores opciones, mientras que en la playa de O’otu, el Aitutaki Lagoon Resort obtiene las mejores calificaciones. El complejo se encuentra en una pequeña isla privada, con un lugar ideal para nadar o simplemente descansar en la hermosa playa. Se puede venir aquí como excursión de un día si se compra el almuerzo.

 

Fuera de la Red

La joya de la corona de Aitutaki es sin duda su magnífica laguna. Sus lugares más mágicos se encuentran en los islotes remotos de la orilla de la laguna. Se pueden visitar en excursiones de un día desde la isla principal, pero si lo que se quieres es desconectar, hay que alojarse en Akaiami Paradise o Gina’s Akaiami Beach Lodge. Ten en cuenta que, aunque el entorno es precioso, tendrás que depender de tu alojamiento para todo (traslados, comida, etc.).

 

Buceo en Aitutaki

Se dice que el buceo en Aitutaki es excepcionalmente bueno, con inmersiones a la deriva, paredes de cañones y muchos tiburones. Sin embargo, es súper caro pero puedes hacer inmersiones a precios más razonables en Rarotonga. Bubbles Below y Aitutaki Divers ofrecen inmersiones con dos tanques por unos 200 dólares (NZD). Otra cosa a tener en cuenta es que las salidas son propensas a cancelaciones de última hora debido al mal tiempo o a la falta de un número mínimo de buceadores. Los buceadores con tubo son bienvenidos a unirse. Como consejo, si realmente quieres bucear en Aitutaki, procura hacerlo al principio de tu visita y reserva con antelación.

 

Playas

Todas las playas de la isla principal son bonitas, pero no tan buenas para nadar. Una excepción es la playa de O’otu, con las aguas más claras y la posibilidad de caminar hasta un diminuto banco de arena en algún lugar de la playa. La historia es muy diferente en los pequeños islotes al borde de la laguna, con playas que te dejarán sin palabras. Se puede alquilar un barco o contratar a alguien para que te deje en uno de estos islotes durante el día, hacer windsurf hasta allí o unirse a una excursión por la laguna. No pierdas la oportunidad de explorar la laguna.

 

Agua potable en Aitutaki

El agua de Aitutaki se abastece de agua de lluvia recogida. En Aitutaki sólo se debe beber agua filtrada. Infórmate en tu alojamiento antes de lanzarte a comprar agua embotellada.

 

Internet en Aitutaki

Vodafone es actualmente el principal (y quizás único) proveedor de Internet y telefonía móvil en las Islas Cook. Tendrás que conectarte a sus puntos de acceso, que están repartidos por toda la isla. Es posible que algunos centros turísticos sigan utilizando el sistema de prepago Zenbu, por lo que hay que informarse antes de adquirir crédito Vodafone.

 

Para comer

Arutanga cuenta con varias pequeñas tiendas de comestibles, un par de restaurantes y un pequeño mercado de frutas y verduras que abre de lunes a sábado de 7 a 13 horas. Aparentemente, la tienda de comestibles de Neibaa, en el lado oriental de la isla, es la más barata y donde los lugareños hacen sus compras de alimentos.

 

Seguridad en Aitutaki

En cuanto a los consejos de seguridad específicos de Aitutaki, sólo se puede advertir sobre los mosquitos. Especialmente en la parte de la laguna, pueden ser feroces, así que lleva mucho repelente de mosquitos y reza para que haya algo de viento.

 

Cosas que hacer y lugares que ver en Aitutaki

 

Arutanga

Arutanga es un lugar al que se acude para hacer cosas: utilizar la oficina de correos, sacar dinero del cajero automático, navegar por Internet, hacer algunas compras de comestibles y… ya se entiende. Aunque hay algunos lugares de comida para llevar y aparentemente incluso un bar (al menos eso es lo que se oye), no hay necesidad de basarse lo más cerca posible de la ciudad.

En tu parada en Arutanga, no dejes de visitar el mercado local. Abierto de lunes a sábado de 7 a 13 horas, suele haber un par de mujeres amables que estarán más que contentas de charlar contigo. En cuanto a la variedad, es realmente un acierto o un error. Los cocos están casi siempre disponibles, pero otras frutas y verduras van y vienen. También hay coloridos pareos a la venta si te has dejado el tuyo en casa.

Lo más destacado es la iglesia católica local (CICC) ,construida en 1828 y que parece sacada de una película sobre un paraíso lejano.

Si te encuentras en Aitutaki el domingo, no pierdas la oportunidad de asistir al servicio religioso, seas o no creyente (el servicio comienza a las 10 de la mañana y dura unos 90 minutos). Observa cómo los lugareños, ataviados con sus mejores galas dominicales, entran en la iglesia con una enorme sonrisa, y siéntete totalmente acogido mientras el Pasteur cambia del maorí al inglés. El coro local entona himnos a la vez que te ofrece una de esas experiencias auténticamente locales que recordarás para siempre. Si no tienes la oportunidad de asistir al servicio dominical en Aitutaki, puedes darle una oportunidad en Rarotonga.

 

Playa de O’otu

La mejor playa de la isla principal, las aguas de la playa de O’otu suelen ser demasiado poco profundas para permitir un buen baño o buceo, pero los colores de la laguna son simplemente espectaculares. Hasta que salgas a explorar los confines de la laguna, esto es lo más cercano al paraíso que podrás sentir.

Durante la marea baja, se puede caminar hasta el interior de la laguna, deteniéndote en pequeños bancos de arena para un descanso de  “estoy en el paraíso”. A la mejor parte de la playa se accede libremente a través de un complejo turístico, donde también se puede comer o beber. Para nadar aún mejor, hay que dirigirse al otro lado del canal, al Aitutaki Lagoon Resort, que ya da a la parte más profunda de la laguna.

La playa de O’otu es también un lugar popular para practicar el kayak, con un par de complejos cercanos en los que se puede alquilar el equipo.

 

Viajando por carretera

La mejor manera de explorar la isla principal es en moto. Las carreteras asfaltadas de Aitutaki están en buen estado, e incluso las no asfaltadas que van de este a oeste y bajan hacia el sur pueden recorrerse fácilmente sobre dos ruedas, con sólo las ramas de coco caídas en el camino.

 

Antiguos templos polinesios

Aitutaki cuenta con varios templos antiguos conocidos como marae. En un mini viaje por carretera alrededor de la isla principal, se puede encontrar el Marae Tikanga Rangi y el Marae Te Poaki o Rae, dos de los templos antiguos más importantes. Para llegar a ellos, hay que pedir indicaciones en la ciudad y esperar perderse varias veces. Los templos están escondidos en un pequeño bosque que cubre la mayor parte del lado sur de la isla. Si no se conoce la historia que hay detrás de estos templos, parecerán meros montones de roca. Definitivamente no son tan impresionantes como los marae de la Polinesia Francesa, pero tienen un profundo significado ancestral para los isleños locales.

 

Sur y Este

En el sur y el este de Aitutaki no pasa mucho, y eso es parte del encanto. Conduce a través de un gigantesco árbol baniano y sal de la carretera asfaltada, recorriendo un laberinto de estrechos caminos de tierra que atraviesan las plantaciones de cocoteros. Es posible que tengas que poner en práctica tus habilidades para esquivar los cocos caídos mientras exploras esta remota parte de la isla. Aunque las playas no son ideales para nadar, las tendrás para ti solo, perfectas para un descanso o una profunda reflexión sobre la vida.

 

Senderismo al monte Maungapu

El único tramo de senderismo que se puede hacer en Aitutaki, la caminata de 20 minutos al monte Maungapu es el mejor lugar de Aitutaki para disfrutar de vistas panorámicas. Toma la empinada pista que se encuentra frente al Paradise Cove Resort, y camina hasta la cima de la colina a 124 metros.

Desde aquí, se puede continuar por otro sendero hasta el mirador de Piraki, pero también se puede subir en coche. Las vistas desde aquí no son tan impresionantes como las de la cima de Maungapu.

 

La noche de la isla

Pronto aprenderás que a casi todos los habitantes de las Islas Cook les encanta cantar, bailar y jugar con fuego. Pero en las Islas Cook lo llevan a un nivel superior con las legendarias “noches isleñas”. Una noche isleña incluye una cena buffet con platos tradicionales y occidentales, junto con un espectáculo de danza que muestra la exótica cultura local. Mientras que las noches isleñas más extravagantes se celebran en Rarotonga, el Tamanu Beach Resort organiza la mejor noche isleña en Aitutaki todos los jueves (65 dólares sin incluir las bebidas, es imprescindible reservar).

Llegarás alrededor de las 18:30 y disfrutarás de una deliciosa cena tipo buffet. Entre la enorme variedad, está por supuesto el ikamata, el “plato nacional” que consiste en trozos de atún crudo en leche de coco.

Alrededor de las 8 de la tarde comienza el espectáculo, con bailarines que tal vez reconozcas del servicio religioso del domingo dando un espectáculo, con sus trajes exóticos y sus enormes sonrisas. Las mujeres mueven las caderas y los hombres giran las rodillas mucho mejor de lo que podría hacerlo Elvis. Los invitados también tendrán su oportunidad de acaparar los focos, así que no seas tímido.

El clímax llega con el espectáculo de danza del fuego, en el que los chicos realizan una impresionante exhibición al son de los pesados tambores. En general, es una gran noche, especialmente para las parejas que buscan una velada romántica, pero también para las familias con niños. Si no tuviste la oportunidad de ver una noche isleña en Rarotonga, no te la pierdas en Aitutaki.

 

Excursión a la laguna de Aitutaki

Un día dedicado a explorar la magia de la laguna de Aitutaki es el punto culminante de tu visita a Aitutaki y quizás de todas tus vacaciones en las Islas Cook.Hay una excursión de un día completo por la laguna con The Vaka Cruise, que lleva 20 años recorriendo estas aguas vírgenes.

Su excursión comienza con una bebida de bienvenida a bordo del catamarán de 21 metros llamado Titi ai Tonga (que significa “viento del sur”). Al son de la caracola, partirá en un breve crucero hacia su primera parada, la isla de Akaiami. En el camino, la amable tripulación te dará una serenata con un trío de ukeleles, una forma perfecta de empezar un día perfecto.

La isla de Akaiami es simplemente un sueño de isla. Es el tipo de lugar en el que rezas para naufragar y, de hecho, hay dos alojamientos que te permiten hacer exactamente eso.

La isla también tiene cierta importancia histórica, ya que sirvió de parada para repostar en la legendaria Ruta del Coral TEAL, que volaba de Auckland a Tahití en su día. Se utilizaban pequeños hidroaviones para el largo viaje, con frecuentes paradas para repostar en islas remotas. Los pasajeros podían disfrutar de unas horas de playa en Akaiami, mientras el avión repostaba. La única prueba que queda de lo que debió ser la mejor “escala” de la historia es este viejo embarcadero.

Por desgracia, tendrás unos 30 minutos para disfrutar de este pequeño paraíso, lo que te dará el tiempo justo para pasear por la suave arena y darte un refrescante chapuzón. Pero no te preocupes, esto no es lo mejor del día.

La siguiente parada es Motu Rakau, una pequeña isla con una hermosa playa en un lado y otra escarpada en el otro. El motu es también un lugar privilegiado para la observación de aves, así que camina tranquilamente por el bosque y espera a que los demás se concentren en la playa.

Ahora es el momento de meterse de lleno en el agua. Pónte el equipo de buceo y explora el jardín de coral. No hay un azul como el de Aitutaki.

Busca peces jureles gigantes a los que les gusta rondar el barco, almejas gigantes y todos esos coloridos peces tropicales con los que has estado soñando en esos fríos días de invierno en tu país.

Al volver a bordo, se sirve un almuerzo de barbacoa. Teniendo en cuenta que estabas en medio de la laguna, la variedad de comida a bordo será impresionante. Hay mucha, es deliciosa y volverás a por más (se puede comprar alcohol a bordo).

La excursión alcanza su punto álgido después del almuerzo, con la visita a la isla de One Foot. A medida que te acercas a la isla, las aguas azules simplemente te cegarán. Flotando en esas aguas hay bancos de arena blanca y pura, exactamente como esa fotografía del paraíso que ha visto en las revistas de viajes o en los salvapantallas.

Desembarcarás en One Foot Island y tendrás más de una hora para explorar, relajarte y admirar una de las islas más bellas del Pacífico Sur.

El buceo con tubo no es nada del otro mundo, pero la claridad del agua merece la pena salir de la playa. Hay que prestar atención a lo que parece la versión submarina de un gusano de seda. Esta extraña criatura, que se abre paso entre las interminables hierbas marinas, es algo que nunca habrás visto antes.

Al volver a bordo, no olvides sellar tu pasaporte y demostrar que realmente has llegado al paraíso y has vuelto. Mientras navegas de vuelta a la isla principal, la tripulación te enseñará las millones de formas de atar un pareo (seguro que no sabías que había tantas) y algunos afortunados aprenderán un par de cosas sobre el baile de las Islas Cook.

Logística: las excursiones salen a las 10 de la mañana (y regresan a las 5 de la tarde) de lunes a sábado, justo al lado del Aitutaki Village Resort, y los billetes cuestan 125 dólares para los adultos y 62,50 dólares para los niños (NZD). Es imprescindible reservar, ya que también habrá excursionistas de Rarotonga. Lleva contigo: crema solar, sombrero, mucha energía y tu pasaporte. Todo lo demás está incluido. Ten en cuenta que el crucero Vaka visita tres de los doce motu de la laguna. Otras excursiones pueden visitar más islotes en el mismo tiempo, e incluso detenerte cerca del naufragio del Alexander.

 

Lugares para comer y beber en Aitutaki

 

He aquí algunos lugares que puedes probar:

Comestibles: hay un par de tiendas en la ciudad que venden todo lo necesario para cocinar.

Boatshed Bar & Grill: un pequeño y encantador lugar justo después del aeropuerto. El tema marítimo no puede faltar y la comida es excelente. Prueba el ikamata, servido dentro de un coco real.

Tamanu Beach: el lugar donde se celebran las “noches de la isla” todos los jueves.

Koru Cafe: de camino a la playa de O’otu, es el mejor lugar para desayunar en Aitutaki, aunque es un poco caro.

Complejos turísticos de la playa de O’otu: puedes comer y beber en todos los complejos turísticos de lujo que rodean la playa de O’otu.

 

¡Ahora te toca a ti!

Espero que esta guía de viaje a Aitutaki te haya resultado útil. Si tienes alguna pregunta o deseas que te organicemos tu trip a las islas o deseas recibir asesoramiento personalizado, recuerda que podemos ayudarte haciendo click AQUÍ.

 

 

Puede que todos estemos temporalmente “castigados”, pero gracias a los milagros de Internet, podemos recorrer este gran y hermoso mundo desde casi cualquier lugar – con la ventaja añadida de no tener que lidiar con colas y compañeros turistas. Las visitas virtuales pueden llevarte a casi cualquier lugar, desde tierras lejanas a museos históricos. A través de ellos, puedes ser testigo de fenómenos naturales sorprendentes, explorar cimas de montañas y cavernas profundas, y recorrer ciudades que siempre has soñado con visitar. Y puedes hacer todo esto desde el sofá. Aquí están mis experiencias de viaje virtual favoritas ahora mismo.

 

 

Haz un viaje virtual a través de Japón

¿Te molesta que tus sueños olímpicos estén en suspenso? Si por alguna razón estás buscando introducir un caos adicional en tu vida ahora mismo, puedes ver esta transmisión en vivo del Cruce de Shibuya, un popular “scramble crossing” de Tokio donde los peatones cruzan en todas las direcciones a la vez. También puedes disfrutar de esta transmisión en vivo de un café felino de Kyoto, o esta transmisión en vivo de cigüeñas blancas durante la temporada de eclosión, o esta increíblemente buena imagen de la ciudad portuaria de Mochimune.

 

Caminata por la Gran Muralla China

Caminar a lo largo de la Gran Muralla ha estado en la cima de muchas listas de “objetivos vacacionales” durante siglos antes de que se inventara el hashtag. Ahora, puedes hacer una caminata virtual en lugar de hacer un esfuerzo físico. Este tour virtual abarca seis millas y media de la muralla entre Jinshanling y Simatai, un tramo conocido por tener algunas de las vistas más importantes de China. También hay mucho material educativo útil para acompañar la vista.

 

Echa un vistazo a la aurora boreal

La parte alta de Manitoba es un lugar donde el aislamiento social es una especie de norma, pero hay una gran diferencia: es un lugar de primera clase para la aurora boreal. Y gracias a la gente de Polar Bears International y Explore.org, puedes ver el espectacular espectáculo natural de fuegos artificiales sin tener que caminar por la nieve. Además de deleitarse con los iones que bailan alrededor de la pantalla, también puedes aprender exactamente cómo funcionan.

 

 

Explorar las maravillas naturales de Chile

Ahora puedes descargar Chile 360, una aplicación gratuita que te ayudará a explorar virtualmente maravillas desde las Torres del Paine hasta el desierto de Atacama y la Isla de Pascua. El Museo Histórico Nacional de Chile también ofrece visitas virtuales. Y en una noticia excelente, puedes disfrutar de la visita virtual del Observatorio Europeo Austral al famoso observatorio astronómico de Santiago. Si tienes unos auriculares de RV, hay todo un mundo de experiencia abierto para ti allí, pero aquellos de nosotros que lo hacemos desde nuestros teléfonos móviles deberíamos saltar a este enlace y elegir entre las opciones de RV que siguen — para vistas tranquilizantes de la galaxia de colores brillantes de arriba, recomiendo La Silla.

 

Recorrer literalmente docenas de sitios de Patrimonio de la Humanidad

Google Earth ofrece visitas virtuales en 3D de 30 lugares emblemáticos del patrimonio mundial. ¿Taj Mahal? Sí. ¿La Esfinge? Sí. ¿Stonehenge? ¿Por qué no? Elija tu propia aventura. Empezarás con una vista ampliada del planeta Tierra, desde la que podrás hacer clic en cualquiera de los lugares marcados y acercarte desde una vista de estación espacial a una vista de pájaro. O bien, puedes desplazarte por la lista de sitios que aparece a la derecha de tu pantalla… el primero que verás es la Pirámide de Khufu en Egipto. Boom, ahí estás, en la calle de la base de la Gran Pirámide, justo al lado de los carros de mulas y los turistas.

 

Retrocedan en el tiempo y vean las antiguas tumbas egipcias

No todos los días se exploran las tumbas de gobernantes egipcios como el Faraón Ramsés VI y la Reina Meresankh III. Pero gracias al Ministerio de Turismo y Antigüedades, puedes hacer un tour virtual de los museos, monumentos hundidos y tumbas en todo el Gran Museo Egipcio.

 

 

Explora las mejores playas del mundo

Hasta que no podamos volver a las arenas blancas de nuestras playas favoritas, podemos imaginar que estamos allí a través de recorridos virtuales de 360 grados. Flotar en las aguas cristalinas de las Maldivas o admirar las cadenas montañosas que rodean la playa de Myrtos en Grecia. Cada playa ofrece unas vistas impresionantes que pueden hacerte olvidar que no estás allí tomando el sol.

 

Además de todos sus parques nacionales favoritos

Google Earth también ofrece visitas virtuales en 3D a 31 parques nacionales, desde Acadia hasta Zion, con un proceso similar al de la exploración de los sitios del Patrimonio Mundial, aunque en este caso los lugares marcados que se ven desde el “espacio” tienen bonitas fotos de los respectivos parques, en lugar de sólo esa cosa naranja con alfileres. Elige de ahí o de la lista en la parte derecha de la pantalla, y serás rápidamente llevado al parque de tu elección como en una de esas películas IMAX en 3D. Desde allí, desplázate por la pantalla para obtener una vista panorámica de donde deberías estar planeando tu próximo gran viaje en carretera en 2021.

 

Y los museos de arte más famosos del mundo…

Echa un vistazo a estos tours de Google Arte y Cultura de museos como el Museo Van Gogh, la Galería Nacional de Retratos del Smithsonian y el Louvre, que finalmente representan una oportunidad de ver la Mona Lisa de cerca y en persona sin ser golpeado por multitudes de compañeros turistas. Cada tour es un poco diferente. Intenta usar Google Street View para explorar un Guggenheim lujosamente vacío, o desplázate a través de una línea de tiempo digital de eventos en el Museo Británico.

 

 

Sumérgete en las cavernas más misteriosas del mundo

Hay tantas atracciones y lugares de interés para ver alrededor del mundo en la superficie, pero un viaje bajo tierra puede ser igual de gratificante. Y como bonus, ahora puedes hacerlo sin miedo a ser atacado por murciélagos. Explora antiguas cuevas como las Cavernas de Carlsbad, las Cavernas de Luray y la Cueva Chauvet, que tiene a Daisy Ridley como guía turística. Que la Fuerza te acompañe.

 

Visita Tel Aviv y la Ciudad Vieja de Jerusalén

Aquí hay un fabuloso tour de 360 grados de la Ciudad Vieja de Jerusalén. El Museo de Israel tiene su propia visita virtual, con algunas actividades interactivas para los niños más pequeños. También puedes hacer una visita virtual a la Iglesia de Santa Ana aquí, junto con una variedad de lugares sagrados de Jerusalén aquí. En cuanto a Tel Aviv, puedes ver los recorridos en directo desde el Museo de Arte de Tel Aviv, y los recorridos de 360 grados de la ciudad aquí.

 

Observa el Monte Everest desde un helicóptero

Acercarse a la montaña más alta del mundo generalmente implica toda una vida de entrenamiento, y eso es antes de que se tenga en cuenta el hecho de llegar allí. Esta excursión, cortesía de Discovery, te lleva en el viaje de los pilotos de rescate en helicóptero a través del Monte Everest, lo que constituye la forma más sencilla de hacer el peligroso viaje imaginable.

 

 

Llegar a las pistas de esquí de Canadá…

Pronto llegarán meses más cálidos, pero la estación de esquí de Lake Louise en Alberta, Canadá, está aquí para prolongar el invierno con un viaje por pistas polvorientas desde la comodidad de tu hogar. Travel Alberta ofrece un tour de 360º con impresionantes vistas de montañas y árboles cubiertos de nieve. Asegúrate de verlas en 4k para obtener la mejor calidad, y siéntete libre de mirarlas junto a un congelador abierto para obtener el máximo efecto.

 

Estar al frente de un tren a vapor en Noruega

¡Mira cómo va esta cosa! Si tienes 15 minutos de sobra, te animo a que los pases viendo a los conductores de este barril de tren de vapor a través de la estación de mayor altura de la red ferroviaria noruega.

 

Obtén una vista de cerca de las Cataratas del Niágara

Las cataratas del Niágara son una de las maravillas naturales más visitadas de América del Norte, pero normalmente acercarse a ellas implica vadear un mar de turistas con ponchos de bolsas de basura… …y eso es después de haber atravesado las calles llenas de trampas para turistas para llegar allí. Una experiencia digital significa que te saltas las multitudes y te garantiza las mejores vistas, tanto si las miras desde un crucero, como si haces tirolesa virtualmente junto a las Cataratas Horseshoe americanas y canadienses.

 

 

Obtener una vista de astronauta de la Tierra

Sube el Bowie y prepárate para despegar con astronautas reales en la primera experiencia de realidad virtual en 3D de National Geographic filmada en el espacio. Verás la Tierra como probablemente nunca la hayas visto antes, todo ello mientras das vueltas a 17.000 millas por hora. Si te mareas un poco, ajusta tu vista y mira bien cómo es una nave espacial real.

 

Viaje a través de un safari en Sudáfrica en el Parque Nacional Kruger

Ofreciendo una rara oportunidad de acercarse a los leones, tigres y osos sin los molestos mosquiteros, esta experiencia trae un safari completo a tu casa. El Parque Nacional Kruger es una de las mayores reservas de animales de África y, sin necesidad de reservar un vuelo, puedes recorrerlo y observar rinocerontes, jirafas y antílopes aquí.

 

Toma la ruta panorámica a través de Suiza

Haz un breve recorrido por cualquier relato de viaje en Instagram y es probable que veas al menos una foto de las sorprendentes cadenas montañosas y la arquitectura distintiva de Suiza. Con este viaje virtual en el Gran Tren de Suiza, puedes incluso sentir la nitidez del aire a mayor altitud.

 

 

Visita algunas de las mayores atracciones de Seattle

¿En casa con tus hijos? Llévalos a una excursión virtual al Zoológico de Woodland Park, donde además de ver a las criaturas en la transmisión en vivo de la webcam del Zoológico, encontrarás un centro de actividades educativas que se actualiza semanalmente. El Museo de Arte de Seattle está presentando exhibiciones en su blog Stay Home with SAM, y el Museo de Vuelo tiene un tour virtual autoguiado en 3D que incluso te lleva dentro de las cabinas de varios aviones.

 

Sigue nadando con los animales acuáticos

Hay algo tan relajante como ver a los animales ocuparse de sus asuntos e interactuar entre ellos. Si necesitas olvidarte de que eres un humano por un tiempo, muchos acuarios tienen corrientes vivas y corrientes pregrabadas disponibles. El Acuario de la Bahía de Monterrey en California ofrece actualmente cámaras en vivo de criaturas como tortugas, tiburones, pingüinos y nutrias marinas, mientras que el Acuario de Seattle te tiene cubierto con sus cámaras de focas del puerto. El Acuario Nacional de Baltimore también ofrece una serie de exhibiciones en vivo de criaturas marinas como medusas y rayas.

 

Y si después de realizar todos estos viajes virtuales, deseas ir planificando tu próxima escapada, contacta con nosotros y te ayudaremos a que sea algo muy especial y con toda la seguridad de que no vas a tener problemas con la nueva normativa de viaje.

Esta semana no vamos a hablar de un destino específico,  vamos a hablar de una forma de turismo no muy conocida, que a nosotros nos parece muy interesante – el turismo experiencial.

Para los que no están familiarizados con el concepto, el turismo experiencial es – “la oportunidad de las emociones”. Se trata de un nuevo  turismo y sobre todo, de un nuevo turista,

ese que busca vivir una experiencia  diferente, indistintamente del destino al que viaja, se informa vía 2.0 antes de llegar a él y busca una calidad y autenticidad que le transporte emocionalmente y haga de esa una experiencia irrepetible. El turista experiencial escoge su destinación según la experiencia que desea vivir.

En el último tiempo se está mostrando interés para las experiencias sensoriales por las compañías grandes, como Google, que ha desarrollado Google Glass, el dispositivo de realidad aumentada que ya esta en la segunda generación y es una importante innovación dentro del ámbito de  geolocalización social y de los viajes sensoriales. Con un sencillo “Ok, glass, toma una foto” las gafas sacan la foto. Aparte ofrecen información turística instantánea, puedes realizar reservas en el momento, tienes acceso a mapas y a la función GPS.

 

¿Por qué  es diferente un  destino experiencial?

Porque viajas y te integras en la forma de vivir y en la cultura propia de cada lugar, estableciendo una relación emocional con los habitantes del destino. Por ejemplo ir de viaje a Lisboa y que te cuenten las leyendas y las historias de las comidas que estas probando, o visitar Bulgaria y que te expliquen por qué allí mover la cabeza de arriba abajo significa no, o visitar Nápoles y que los lugareños te cuentan que la pizza básica, Margherita, se llama así por la Princesa Margherita que un dia visitando el pueblo se sintió atraída por un olor que salía de casa de una familia pobre. Muy curiosa, Margherita, preguntó qué olía tan bien, y los soldados riendo, le dijeron que es la comida de los pobres, una base de hojaldre con aceite de oliva, tomate rallado y orégano, llamada pizza. La princesa probó la pizza y la declaró su comida favorita. En su honor, la pizza recibió el nombre de Pizza Margherita.

 

El Turismo Experiencial no sólo es la tendencia del futuro. También es la tendencia del Presente. Ya somos turistas experimentados, que no nos conformamos con productos turísticos impersonales. Queremos viajar y relacionar de forma más directa, humana y personalizada.