Es una de esas ciudades en las que puedes pasarte la vida entera viviendo en ella y aun así no verlo todo. Londres es una de las ciudades más vibrantes del mundo, pero su clima no es nada del otro mundo ni cuenta con ningún buen plato local. En Londres, es la gente, los barrios de moda, la ecléctica escena gastronómica, la historia y la interminable oportunidad de entretenerse lo que la convierte en un destino imperdible. Este itinerario de muestra de 3 días en Londres te ayudará a incluir lo mejor de la ciudad en un plan repleto de acción, tanto si pasas un fin de semana largo en Londres como si sólo estás de paso.

Esta guía de viaje de Londres está orientada a quienes visitan Londres por primera vez y está pensada para adaptarse también a las familias que viajan con niños. El itinerario se ha elaborado a lo largo de varias visitas a Londres y está diseñado para lograr un equilibrio entre las principales atracciones y las paradas que todos apreciarán. Los días indicados son bastante completos, pero siéntete libre de saltarte cualquier parada que pueda parecerte larga y acorta las distancias utilizando el transporte público.

 

Consejos para viajar a Londres

Aunque sólo sean tres días, asegúrate de superar a los demás viajeros con estos consejos para viajar a Londres.

 

Preparación

¿Sabías que más de 20 millones de turistas visitan Londres cada año? Esto significa que, en un día cualquiera, no sólo tendrás que compartir el metro y las aceras de la ciudad con otros miles de personas, sino que también tendrás que hacer cola pacientemente para ver los lugares famosos de Londres. ¿Planeas hacer una gran visita a Londres? Considera la posibilidad de comprar por adelantado el London Pass, que incluye la entrada gratuita a muchas de las principales atracciones, además de otras ventajas.
Asegúrate de llevar ropa cómoda para explorar Londres a pie. 

El tiempo en Londres oscila entre un calor soportable en verano y un frío suave en los meses de invierno. Sin embargo, siempre hay una alta probabilidad de lluvia durante todo el año. Por lo tanto, lo mejor es vestirse en capas, llevar un chubasquero ligero, usar zapatos resistentes al agua y meter en la maleta un paraguas pequeño. Aunque los informes meteorológicos son notoriamente erróneos, es mejor estar atento y meter ropa de abrigo extra en caso de frentes fríos de invierno.

Reservas de restaurantes y teatros

¿Te has decidido por un restaurante en particular? En Londres, es mejor reservar con antelación. La buena noticia es que es una tarea bastante fácil y muchos restaurantes utilizan el sistema de reservas online Open Table. Asegúrate de leer los términos y condiciones de cada restaurante, ya que algunos cobran una tarifa en caso de cancelaciones en el mismo día para grupos grandes.

¿Te apetece ver un espectáculo teatral durante tu visita a Londres? Las ofertas de última hora son totalmente posibles. ¿La única pega? Tendrás que ir físicamente a la cabina de TKTS en Leicester Square y probar suerte. Hay entradas de teatro de última hora y con descuento para las representaciones del mismo día, de mañana y del día siguiente. Puede consultar la disponibilidad actual en su página web o reservar con antelación espectáculos como Thriller y el Fantasma de la Ópera.

 

Cómo desplazarse

Creado en 1863, el metro de Londres, más conocido como “The Tube”, es el primer sistema ferroviario subterráneo del mundo. Facilita enormemente los desplazamientos por Londres, siempre y cuando se puedan soportar los atascos, especialmente durante los desplazamientos matutinos y vespertinos. Los visitantes de Londres pagan por viajar en el metro, junto con los autobuses y otros medios de transporte, mediante billetes sencillos o tarjetas de crédito/débito sin contacto. Si vas a utilizar el sistema con frecuencia durante tus 3 días en Londres (y probablemente lo harás), puede ser aconsejable adquirir una Visitor Oyster Card antes de llegar a Londres o comprar una Oyster Card normal en el momento. 

Los taxis negros de Londres forman parte del ADN de la ciudad. Sorprendentemente, son relativamente baratos y muy cómodos. Si se trata de una familia numerosa, puede que incluso tenga más sentido moverse en taxi que en transporte público, aunque hay que comprobar los tiempos de viaje en Google Maps, ya que el tráfico de Londres puede ser horrible. Las aplicaciones como Uber y My Taxi facilitan la tarea de pedir un taxi, y la mayoría de los taxis (si no todos) disponen de máquinas de tarjetas de crédito/débito.
Dicho esto, llegar al centro de Londres desde cualquiera de los dos aeropuertos puede ser un asunto muy caro (debido a la combinación de distancia y tráfico). Es probable que tenga más sentido utilizar el transporte público para, como mínimo, llegar a una estación de tren del centro de Londres y, desde allí, completar el viaje en taxi (o metro).

 

Museos y compras

Puede que Londres sea una ciudad notoriamente cara para visitar (y para vivir), pero muchos de sus principales museos son gratuitos (aparte de las exposiciones especiales). 

Ir de compras es sinónimo de Londres y, como visitantes, se alegrarán de saber que hay muchas posibilidades de recuperar algunos impuestos. Los residentes de países no pertenecientes a la UE, e incluso los de la UE (en algunos casos), pueden optar a la devolución de impuestos pero asegúrate de dejar tiempo extra en el aeropuerto para recuperar algo de dinero.

Propinas en Londres

Si la cuenta del restaurante no incluye un cargo por servicio, se acostumbra a dejar una propina del 10-15%. Cuando se cena como parte de un grupo numeroso, es probable que se añada a la cuenta.
En los bares, se acostumbra a dejar un poco de cambio en la “bandeja” que te traen después de pagar la cuenta.
Dar propina a los taxistas es algo que depende de ti. Algunos dicen que es la norma, pero otros londinenses mencionan que no es una obligación.

 

¿Dónde alojarse en Londres?

No hay escasez de hoteles en Londres, sólo es cuestión de ubicación y precio. Dado que muchos de los lugares más destacados de la ciudad y la vida nocturna se encuentran en la orilla norte del río Támesis, probablemente tenga más sentido alojarse en el centro de Londres o en sus alrededores, en la orilla norte (Holborn, Covent Garden,Paddington, etc.). 

Desde AQUÍ puedes realizar una búsqueda y comprar precios para todos los hoteles en el centro de Londres.

 

Día 1: Palacio de Buckingham, Westminster y Covent Garden

 

El primer día de nuestros 3 días en Londres estará lleno de acción. Comenzaremos con una visita matutina al Palacio de Buckingham para presenciar el cambio de guardia antes de continuar con un recorrido a pie por los famosos monumentos de Westminster. Terminaremos en el “centro” de Londres, el barrio de moda de Covent Garden.

 

Acercamiento al Palacio de Buckingham

Nuestro objetivo es estar bien situados en la explanada del Palacio de Buckingham para la ceremonia del cambio de guardia de las 11:00 horas (se celebra 4 o 5 veces por semana). Para acercarnos a la realeza al palacio, comenzaremos el día con un paseo por The Mall, la famosa avenida que conecta Trafalgar Square con el Palacio de Buckingham.

Lugar de procesiones reales, celebraciones de posguerra y apariciones ocasionales de la Familia Real, The Mall es todo glamour e historia británica moderna. Incluso su superficie está coloreada de rojo para dar el efecto de una gigantesca alfombra roja que conduce al Palacio de Buckingham. A su derecha, haz una rápida parada frente al Palacio de St James, un ajetreado palacio de trabajo y la residencia londinense del Príncipe de Gales (también conocido como Príncipe Carlos), la Princesa Ana y la Princesa Alexandra. A tu izquierda, da un rápido paseo por St James’s Park y saluda a los pelícanos y patos. Esta es una forma estupenda de acercarse al Palacio de Buckingham, que se completa con una rápida parada en el Victoria Memorial justo antes de reclamar tu sitio antes del espectáculo que se avecina.

 

Cambio de guardia en el Palacio de Buckingham

Como un reloj suizo, la increíble ceremonia inglesa del cambio de guardia en el Palacio de Buckingham es algo que todo visitante de Londres debe experimentar. En la explanada del Palacio de Buckingham, a las 11:00 en punto, la Vieja Guardia cede la responsabilidad de proteger el Palacio de Buckingham (en estos días principalmente de los ataques de los selfies) y el Palacio de St. James a la Nueva Guardia. Estamos hablando de esos famosos guardias británicos de capa roja que marchan con sus graciosos sombreros y todo ello con el apoyo musical de la Banda del Regimiento.

Algunos consejos: el detalle más importante de esta experiencia es el horario. Comprueba en el sitio web oficial los horarios previstos y confírmalos la víspera. Ten en cuenta que el horario puede cambiar con poca antelación por cualquier motivo (cierre de carreteras, seguridad, etc.). Además, intenta llegar como muy tarde a las 10:15 de la mañana para asegurarte un lugar decente. Se trata de un evento turístico y habrá una gran multitud esperando la actuación. Tenlo en cuenta si viajas con niños pequeños.

En cuanto al Palacio de Buckingham. La casa y oficina oficial del monarca británico, que data del siglo XVIII, está generalmente prohibida para los visitantes. Sin embargo, durante 10 semanas cada verano y en fechas seleccionadas durante el invierno y la primavera, un pequeño puñado de visitantes puede visitar los Salones de Estado.

 

Westminster

Aunque técnicamente ya te encuentras en el distrito conocido como Westminster, ahora exploraremos sus famosos lugares de interés mientras iniciamos un recorrido a pie desde el Palacio de Buckingham hasta Covent Garden. Una vez que hayas recibido tu dosis de realeza británica, dirígete a la Abadía de Westminster por St James’s Park o por Birdcage Walk. De camino, puedes visitar las Churchill War Rooms si te apetece explorar el centro neurálgico subterráneo donde Winston Churchill y su círculo íntimo dirigieron la Segunda Guerra Mundial.

Lugar de coronaciones y bodas reales, la Abadía de Westminster es lo que Notre Dame es para París. Por desgracia para los visitantes, la entrada a la abadía no es gratuita, así que puedes contemplar su fachada, en su mayor parte gótica, desde el exterior o despedirte de unas cuantas libras y admirar su grandeza desde el interior.

Justo enfrente de la abadía está el Palacio de Westminster, sede del Parlamento británico. Te recomendamos que te desvíes un poco hacia los Jardines de la Torre Victoria, donde podrás contemplar unas vistas impresionantes del palacio y tomar unos tibios rayos de sol británicos. Cuando te dirijas al norte por Parliament Street hacia Covent Garden, el Big Ben estará a tu derecha junto con el puente de Westminster. El puente ofrece un gran punto de vista panorámico de la zona, aunque hay que tener en cuenta que el Big Ben estará fuera de servicio durante los próximos años mientras se llevan a cabo reparaciones esenciales.

Al norte del Big Ben, la calle del Parlamento se convierte en una vía conocida simplemente como Whitehall. Esta zona de Westminster es el centro histórico del gobierno británico, con muchos departamentos, ministerios y una pequeña calle llamada Downing. ¿Has oído alguna vez ese nombre? El número 10 de Downing Street es el lugar donde reside el Primer Ministro británico, pero la posibilidad de que te inviten a tomar el té de la tarde es menor que la de casarte con la Familia Real.

Antes de terminar la primera parte de nuestro recorrido a pie por Westminster, tendrás otra oportunidad de empaparte de algo más de historia británica con una visita al Museo de la Caballería de la Casa. Los entusiastas del ejército y de la historia disfrutarán de la visita, así como los amantes de los caballos.

 

Trafalgar Square

Probablemente el punto de encuentro más famoso de Londres, Trafalgar Square se erigió para celebrar la gran victoria naval británica sobre los franceses y los españoles en la batalla homónima de principios del siglo XIX. Es un lugar ideal para descansar, estirarse y observar a la gente antes de continuar el día. Trafalgar Square es también la sede de la National Gallery, uno de los museos de arte más visitados del mundo. Alberga más de 2.000 cuadros que datan de mediados del siglo XIII hasta 1900, y su entrada es gratuita, pero ten en cuenta que te llevará unas cuantas horas hacerte una “idea rápida” de la galería.

 

RESERVA DESDE AQUÍ LOS MEJORES TOURS EN LONDRES Y CON DESCUENTOS INCREÍBLES

 

Plaza de Leicester

De plaza en plaza, Leicester Square está a sólo cinco minutos a pie de Trafalgar Square. En ella se encuentran las famosas salas de cine de Londres y es escenario de estrenos repletos de estrellas, aunque si no eres un fan absoluto de algún actor o personaje famoso no te molestes porque las multitudes son c-r-a-z-as. Y además, podemos decir por experiencia propia que es decepcionante ver a Robert De Niro con el mismo aspecto que en las películas, sólo que más pequeño y mayor. Sin embargo, Anne Hathaway es igual de guapa en la vida real que en la gran pantalla.

 

Si viajas con niños pequeños (o grandes), dirígete a M&M’s World y te alegrará el día. ¿Sabías que M&M’s es la marca de chocolate más popular del mundo? En este país de las maravillas te esperan más datos interesantes y mucho azúcar recubierto de caramelo.

 

Musicales en Londres

Si aún no has comprado tus entradas para un musical, ¡este es el lugar y el momento! Dirígete al puesto de TKTS en Leicester Square para tener la oportunidad de hacerte con unas entradas de teatro de última hora. La escena musical del oeste de Londres es mundialmente famosa, y la disfrutan tanto los jóvenes como los mayores. Todo este distrito está repleto de teatros iluminados con luces de neón y algunos musicales llevan treinta años en cartelera. Actualmente, los musicales londinenses más populares para las familias son Thriller, El fantasma de la ópera, El libro de Mormón, Matilda, Los miserables, Mamma Mia, El rey león y Aladino.

 

Desvío para tomar el té de la tarde

Si quieres tomar un té, dirígete a Whittard of Chelsea. Llamada así por su fundador, Whittard fue fundada por un inglés que vendía té, cacao y café de calidad en 1886. Lo que empezó como una pequeña tienda en Chelsea se convirtió en un gran éxito en toda Inglaterra. Visitar una tienda Whittard o su café es una experiencia extremadamente aromática y sensual. Podrás degustar variedades de té de sabores tan diferentes y fuertes que llevarán tus sentidos al límite.

 

Covent Garden

Terminaremos la parte turística de este ajetreado primer día en el moderno Covent Garden. Sus callejuelas adoquinadas están salpicadas de tiendas y restaurantes de moda, mientras que sus calles están repletas de teatros y restaurantes de lujo. Las principales atracciones de Covent Garden son el Museo del Transporte de Londres y la Royal Opera House, junto con su restaurado mercado de frutas y verduras, ahora convertido en un moderno centro comercial. La actividad más divertida aquí es simplemente pasear y empaparse del ambiente. No te olvides de echar un vistazo a los artistas musicales de la calle y a los actores.

 

Opciones para cenar

Si no vas a asistir a un musical londinense de última hora, tendrás que tomar decisiones difíciles esta noche, ya que esta parte de Londres cuenta con unos cuantos lugares estupendos para cenar. Es posible que puedas conseguir una mesa sin cita previa, pero se aconseja reservar con antelación, especialmente los fines de semana (incluido el jueves por la noche), ya que las colas en el exterior pueden durar a veces hasta una hora.

Dishoom, que rinde homenaje a los cafés iraníes de Bombay, es uno de los restaurantes más populares de Londres y su local de Covent Garden es uno de los mejores. Además de la impresionante decoración, Dishoom sirve platos indios clásicos con algunos giros (y también desayunos). Dishoom tiene varios locales en Londres y todos están muy concurridos.

Su local de Covent Garden se ha ampliado recientemente y se considera el más ambientado. Se recomienda pedir unos cuantos platos para compartir, pero ten en cuenta que los platos son bastante picantes. Para los que no les gustan los productos lácteos, Dishoom tiene un menú especial con algunos platos que se solapan con el “menú normal”. Para ser un aclamado restaurante londinense, Dishoom también cuenta con una gran relación calidad-precio.

Todavía en Asia (más o menos), Chotto Matte se especializa en la cocina nikkei, que infunde sabores japoneses y peruanos. Todos sus platos están pensados para compartir, pero también encontrarás platos tradicionales japoneses y cócteles de primera. Se recomienda encarecidamente este restaurante y reservar con mucha antelación.

Si te apetece vivir una experiencia de sushi inolvidable, dirígete a Roka. La planta baja está decorada con flores de cerezo y es una mezcla entre un bar de cócteles y un restaurante animado, mientras que la planta superior principal es más adecuada para las conversaciones. Los platos de Roka no sólo tienen un gran sabor, sino que se ha puesto mucho cuidado en su decoración. Roka no es el restaurante más barato, pero vete allí si buscas una experiencia gastronómica única y pescado de alta calidad.

Para disfrutar de la buena cocina británica, dirígete a The Ivy o a Heddon Street Kitchen. El primero es un restaurante muy elegante en el que la élite londinense y los famosos les gustan cenar. Ve allí si quieres sentirte como James Bond o el Duque de lo que sea. Los platos clásicos británicos se sirven con el mejor servicio que el dinero puede comprar. El segundo es una visita obligada para los fans de Gordon Ramsay y, si tienes algo de paciencia, pide el Beef Wellington.

Otras opciones son La Bodega Negra, un local mexicano que también es bueno para tomar una copa antes y después de la cena, así como pasear por Chinatown. Para una copa, dirígete a Piccadilly Circus y disfruta de la versión londinense de Times Square en Nueva York.

 

Día 2: Museos, Torre de Londres y Paseo de la Reina

 

El segundo día de los 3 días en Londres lo pasaremos en ambas orillas del río Támesis. Cubriremos mucho terreno, por lo que tendrá sentido utilizar el metro de Londres en algunos tramos. Empezaremos con una visita a uno de los mejores museos de Londres, seguida de un almuerzo en un animado mercado. A continuación, exploraremos algunos de los monumentos más famosos de la ciudad antes de terminar en el London Eye.

 

RESERVA DESDE AQUÍ LOS MEJORES TOURS EN LONDRES Y CON DESCUENTOS INCREÍBLES

 

Mañana en el museo

Una visita matutina a uno de los magníficos museos londinenses (cuya entrada es gratuita) es una forma estupenda de empezar el segundo día. Ten en cuenta que, sea cual sea tu elección, no podrás abarcar todas las exposiciones del museo en una sola visita.

 

Opción 1: Parque de los Museos

El “parque de los museos” de la ciudad es un paraíso museístico de varias manzanas, pero tendrás que elegir sólo uno y guardar el resto para una nueva visita a Londres. Los amantes del arte y el diseño pueden dirigirse al Victoria and Albert Museum, pero el Museo de Historia Natural y el Museo de la Ciencia son las opciones recomendadas. Los niños podrán inspirarse para convertirse en ingenieros gracias a las películas y simulaciones virtuales del Museo de la Ciencia, y las exposiciones de dinosaurios y mamíferos del museo de Historia Natural son excepcionales.

Después de tu visita al museo, puedes ir a tomar unas tapas y un vino español en Casa Brindisa. También puedes comprar algo para llevar y dirigirse a Hyde Park si hace buen tiempo para hacer un picnic. Hyde Park es uno de los parques más grandes de Londres. Fue creado por el rey Enrique VIII en 1536 como coto de caza y se abrió al público en 1637.

 

Opción 2: El Museo Británico

Si lo tuyo es la historia dura, considera la posibilidad de empezar la mañana en el Museo Británico, al otro lado de la ciudad. El Museo Británico es uno de los más grandes del mundo, un “museo parecido al Louvre” en el que sus diversas y grandiosas salas van desgranando las capas del tiempo. Hay casi ocho millones de obras expuestas, así que necesitarás un plan de ataque para el día del partido, eligiendo entre la Antigua Grecia, el Antiguo Egipto, las islas de Oceanía y mucho más.

 

De la Catedral de San Pablo a Borough Market

Desde tu elección de museo, dirígete al metro y llega a la estación de San Pablo para visitar la Catedral de San Pablo. Esta catedral del siglo XVII es uno de los monumentos más emblemáticos de Londres. Puedes saltarte las colas y visitar el interior de la catedral, incluidas las criptas subterráneas y las sensacionales vistas desde la cúpula. También puedes cruzar el Puente del Milenio y hacer la “foto del dinero”.

Al cruzar el Puente del Milenio se llega por primera vez a la orilla sur y, veinte minutos después, al mercado de Borough. Este mercado ha existido de alguna forma desde el siglo XII y hoy en día es un mercado popular de productos frescos y alimentos finos. Si aún no has comido, ¡éste es el momento!

 

Vistas panorámicas desde el Shard

Con una altura de más de 300 metros, el Shard, cubierto de cristal, es uno de los rascacielos más llamativos del mundo. Los visitantes que deseen disfrutar de unas vistas sin obstáculos de 360 grados de Londres pueden aventurarse a su plataforma de observación y admirar los numerosos monumentos de la ciudad desde el cielo.

 

Puente de la Torre y Torre de Londres

Volvemos a la Ribera Norte, esta vez a través del Puente de la Torre. Terminado en 1894, esta suspensión fue una maravilla de la ingeniería en su momento y, en muchos aspectos, lo sigue siendo. Con sus calzadas móviles que se elevan para el paso de los barcos, el puente es uno de los monumentos más reconocibles de Londres. Da la casualidad de que el Puente de la Torre nos lleva directamente a nuestra siguiente parada: la Torre de Londres.

La Torre de Londres no es una torre en sí, sino más bien un castillo fortaleza. Construida gradualmente a partir del siglo XI, la fortaleza ha desempeñado un papel importante en la historia británica. Dentro de sus muros, guerreros, miembros de la realeza y prisioneros se turnaban para compartir el espacio, pero hoy en día es una de las principales atracciones turísticas del Reino Unido. La Torre de Londres es una gran parada para los aficionados a la historia y para las familias con niños no tan pequeños.

 

Del Queen’s Walk al London Eye

Da vuelta a la orilla sur, con un paseo por Queen’s Walk hasta el London Eye. Perfecto para los días de buen tiempo, Queen’s Walk se extiende entre Lambeth Bridge y Tower Bridge. Por el camino, puedes visitar otras atracciones si tienes tiempo y energía, como el London Dungeon y el National Theatre. El London Dungeon es una buena manera de enseñar a los niños la historia de Londres.

Da un poco de miedo por dentro, y el objetivo es asustarte mientras se cuenta la historia de cómo era la vida en Londres cuando Sweeney Todd despachaba a sus víctimas tirando de una palanca mientras estaban sentadas en su silla de barbero. Encantador, ¿verdad? No quisiéramos arruinar la sorpresa, pero a medida que los visitantes se desplazan por el interior, de sala en sala, diferentes personajes representan terroríficas historias urbanas del Londres de antaño. No escatiman en detalles truculentos y tienen ratas de verdad dentro. Además, hay que contar con la participación del público.

Una forma estupenda de terminar el segundo día es con un paseo en el London Eye (hay entradas en línea prioritaria). Esta noria gigante fue la más alta de su clase cuando se inauguró a principios del milenio. Por la noche, los que monten en la noria disfrutarán de unas vistas impresionantes de Westminster, incluido el Big Ben. Para cenar, disfruta de un romántico paseo por Queen’s Walk y elige entre varios restaurantes que dan al río. ¿Tienes espacio para una copa? Dirígete al Gordon’s Wine Bar, en la ribera norte, un bar de vinos del siglo XIX a la luz de las velas.

 

Día 3: Mercado de Camden, Notting Hill y Soho

El último de los 3 días en Londres será algo más relajado. Empezaremos el día con un picnic, seguido de un paseo opcional por el moderno Notting Hill. Terminaremos el día en el centro de Londres con algunas compras.

 

Mañana en el mercado de Camden

Ningún viaje a Londres está completo sin una visita a uno de sus magníficos mercados. Ayer visitamos brevemente el mercado de Borough, en South Bank, y hoy podemos dedicar más tiempo a una mañana completa en el mercado de Camden. Se trata de uno de los lugares más visitados de Londres, que abre todos los días, pero que se disfruta mejor los fines de semana, cuando todos los puestos están en pleno funcionamiento. Lo que más nos gusta de Camden Market son sus interminables puestos de…., bueno, todo lo que se te ocurra.

 

RESERVA DESDE AQUÍ LOS MEJORES TOURS EN LONDRES Y CON DESCUENTOS INCREÍBLES

 

Primrose Hill

Una opción aún más fresca para una visita/picnic después del mercado es Primrose Hill, una auténtica joya. En 1841 se compró al Eton College como una extensión del parque para los habitantes del norte de Londres y, de hecho, es uno de los seis miradores protegidos de Londres en los que los árboles y la construcción se mantienen a raya. El famoso poeta William Blake afirmó: “He conversado con el sol espiritual. Lo vi en Primrose Hill”. Tal vez no seas tan poético como Blake, pero la cima de la colina goza sin duda de espléndidas vistas del horizonte del centro de Londres. Además, es una parada memorable para hacer un picnic con todos los “productos alimenticios” que hayas comprado en el mercado de Camden.

Una forma recomendada de llegar a Primrose Hill es caminando desde Camden Lock por el Regent’s Canal Towpath. Esta ruta te lleva a lo largo de una sección del encantador canal de 13,8 kilómetros que une el oeste de Londres con una sección del río Támesis en el este. En el camino de vuelta desde la cima, echa un vistazo al “Árbol de Shakespeare”, un roble gigante plantado en 1864 para conmemorar el 300º aniversario del nacimiento de William Shakespeare.

Da vuelta a tierra firme, explora el barrio que rodea a Primrose Hill. Se trata de una de las zonas residenciales más exclusivas y caras de Londres, pero cuenta con una franja de pequeños cafés en los que recuperar los niveles de cafeína antes de continuar el día.

 

Visita opcional a Notting Hill

Si resulta que es sábado, puedes continuar desde Primrose Hill hasta el mercado de Portobello Road. Apodado “el mayor mercado de antigüedades del mundo”, es uno de los mercadillos más de moda de Londres. Funciona durante toda la semana, excepto el domingo, pero el sábado es el día principal del mercado.

Desde el mercado, basta con bajar por Portobello Road y cruzar Notting Hill. Este barrio de moda, que se ha hecho famoso desde la película de 1999 protagonizada por Julia Roberts y Hugh Grant, parece más bien un pueblo. Los fans de la película deberían dirigirse a The Notting Hill Bookshop, donde se rodó una de las famosas escenas de la película.

 

Oxford Street

Señoras (y señores, y niños), es hora de ir de compras. Coge el metro hasta Oxford Street Circus y prepara la tarjeta de crédito. Oxford Street es la principal calle comercial de Londres y aquí encontrarás todas las marcas famosas. No olvides llevar a los niños a Hamley’s, también conocido como el “paraíso de los juguetes”, y no olvides que puedes optar a la devolución de la tasa turística como hemos comentado al principio.

 

Cena y copas en el Soho

Terminaremos estos 3 días en Londres con una noche en el Soho. Esta es la zona más moderna, muy cerca de las tiendas de Oxford Street. El Soho cuenta con un montón de opciones para comer y beber, algunas de las cuales son incluso lugares de encuentro para familias. También puedes dirigirte a una de las opciones de cena mencionadas en el itinerario del primer día. Esta noche también es una oportunidad para asistir a un musical con entradas de última hora compradas en el puesto de TKTS de Piccadilly Circus.

 

Ha sido largo, duro y probablemente te duelan los pies sólo de leer todos esos momentos destacados de Londres. Esperamos que este itinerario de muestra de 3 días en Londres te haya resultado útil para planificar tu propia aventura. No cabe duda de que Londres merece volver a visitarla, pero esperamos que esta guía te ayude a sacar el máximo partido a tu primera visita a Londres.

 

Si tienes alguna pregunta o deseas que te organicemos tu trip a Londres o deseas recibir asesoramiento personalizado, recuerda que podemos ayudarte haciendo click AQUÍ.

 

Publicidad Iati seguros