Descubre Isla de los Dioses en Bali

Bali es, sin lugar a dudas, uno de los lugares favoritos del mundo. Tiene una atmósfera tan única que es difícil de describir, quizás entre la serenidad suprema, la sabiduría ancestral y la belleza sin palabras. La exuberante selva verde, los emblemáticos arrozales, los imponentes volcanes y el mar azul claro son vistas impresionantes. Es el lugar perfecto para relajarse y tomarse las cosas con calma. Los balineses son unos de los más cálidos y amables de Asia, siempre en estrecho contacto con la naturaleza y los dioses a través de pequeñas ofrendas. Bali ofrece tantas cosas increíbles que se podría escribir un libro sobre ello. Es difícil elegir las mejores, pero hoy me gustaría presentarte las 5 mejores experiencias en Bali.

Unas palabras sobre Bali

Indonesia es el mayor archipiélago del mundo, con un total de 17.508 islas. Bali es una de las 6.000 islas habitadas de Indonesia, situada entre Java, al este, y Lombok, al oeste. Bali es la única isla del archipiélago indonesio con una población mayoritariamente hindú, mientras que el resto del país es mayoritariamente musulmán.

Tal vez el singular origen hindú sea lo que hace que la isla sea tan especial, y tal vez sea la impresionante naturaleza lo que la hace tan única. Estos dos factores están profundamente entrelazados, ya que la cultura hindú local cree firmemente en el poder de la naturaleza. Los espíritus y los antepasados desempeñan un papel vital en la vida cotidiana de los balineses, por lo que siempre se ve a la gente participando en rituales y preparando ofrendas por toda la isla.

No es de extrañar que a los balineses les guste mantener la naturaleza alegre, ya que viven en una pequeña isla con tres volcanes, ¡de los cuales dos siguen activos! El monte Agung, el monte Bratan y el monte Batur están repartidos por toda la isla y siempre constituyen una vista impresionante e inesperada. A menudo ocultos tras las nubes, a veces se vislumbran estas asombrosas montañas, preguntándose cómo se han podido perder antes. El monte Agung es el más alto, con unos 3.000 metros de altura, y todavía está activo. La última y muy memorable erupción del monte Agung no se produjo hasta 2017, perturbando la vida de los lugareños y el intenso tráfico aéreo en todo el sudeste asiático.

Dónde alojarse en la isla

Las zonas turísticas más populares y concurridas de la isla están en el Sur. Denpasar es la capital de Bali y la ubicación del aeropuerto internacional Ngurah Rai. A pocos kilómetros al norte del aeropuerto se encuentran las concurridas zonas de playa de Kuta, Legian y Seminyak. Los lujosos resorts de playa se codean con los hoteles baratos, los restaurantes y los bares. Alojarse aquí es bastante cómodo, pero también muy turístico y concurrido.

Al norte de las principales playas turísticas se encuentra Canggu, el lugar más popular para los jóvenes nómadas digitales. Si te gusta la gente joven, el café de barista y las delicias veganas, Canggu es tu lugar. Al sur del aeropuerto se encuentra Jimbaran, hogar de grandes complejos turísticos de marca y restaurantes de lujo. La península de aspecto abigarrado del sur de la isla es Nusa Dua. Es la parte más tranquila de Bali, salpicada de caros complejos turísticos de lujo a los que acude la alta sociedad para relajarse. En el lado oeste de la isla está Sanur, también muy popular entre los turistas, pero mucho más tranquilo que la costa oeste de Bali.

Si has leído el libro «Comer, rezar, amar», seguro que ha oído hablar de Ubud. Esta pequeña ciudad se encuentra escondida en lo más profundo de las montañas de Bali y puso de moda las clases de yoga y meditación desde que se estrenó la película. Sigue siendo uno de los lugares favoritos de la isla, con su exuberante selva verde y sus impresionantes arrozales. Antes de que llegara el COVID, la pequeña ciudad se hizo tan popular entre los turistas que era casi imposible atravesar las diminutas calles en coche. A pesar de la gran afluencia de turistas, Ubud sigue teniendo un ambiente único y antiguo.

Mientras que el sur de Bali está lleno de turistas, el norte es mucho más local y recibe menos visitantes. En parte, esto se debe a que las playas de arena blanca sólo se encuentran en el sur de Bali. El resto de la isla sólo tiene arena volcánica negra en las playas. La mayoría de los visitantes de las zonas del norte de Bali no son primerizos en la isla, sino que probablemente han superado la escena de la fiesta en Kuta. Aquí, Lovina y Pemuteran son las más populares para alojarse en las costas volcánicas del norte.

5 experiencias favoritas en Bali

Veamos cosas favoritas para hacer en Bali.

1.- Brunch en Sundara – Four Seasons Resort Jimbaran

Un lugar preferido para pasar un día de lujo y placer es el restaurante Sundara del Four Seasons Resort Jimbaran. Asegúrate de planificar tu viaje a Bali para estar en los alrededores de Jimbaran un domingo. Los domingos, el Sundara ofrece el brunch dominical más largo de Bali, un evento que no deberías perderte. El impresionante restaurante tiene vistas a la playa de Jimbaran detrás de la hermosa piscina infinita y las lujosas cabañas de la piscina. A lo lejos, se ven los aviones que despegan y aterrizan en el aeropuerto de Ngurah Rai, una ligera brisa que viene del mar para romper el calor – realmente te sientes como la realeza viniendo a este impresionante lugar.

El brunch más largo de Bali

El Bali’s Longest Brunch comienza a las 11.00 y termina a las 15.30, es decir, 4,5 horas de la mejor comida y bebida de Bali, por lo que hay que planificar y marcar el ritmo. Asegúrate de reservar una mesa o, si lo prefieres, también puedes reservar una de las hermosas tumbonas junto a la piscina. Lleva ropa de baño, ya que puedes hacer uso de la atractiva piscina entre las comidas.

A diferencia de muchos otros paquetes de «todo lo que pueda comer», no tendrás que hacer cola en un bufé. En Sundara, tienes el delicioso menú a mano y pides todos los platos recién hechos. Empieza con algo de marisco, como sashimi, langosta de bambú y ostras, o decántate por algo más cárnico, como los sliders de foie gras o los raviolis de pato confitado. Para los platos principales, elige entre la carne de vaca Angus, el pato asado a la naranja o el salmón de Tasmania horneado a la sal y muchos más. Si echas en falta alguna verdura, no te preocupes. Tanto el menú de entrantes como el de platos principales ofrecen cada uno tres opciones de marisco, tres de carne y tres de verduras.

Con tu brunch, obviamente tienes agua, café y té incluidos. Sin embargo, ¿quién quiere beber agua mientras le sirven una de las mejores comidas de la isla? El Sundara ofrece varios paquetes de bebidas para acompañar tu paquete de almuerzo. Disfruta de sus increíbles cócteles y cervezas o elige el paquete de vino y champán. Sea cual sea tu elección, será una experiencia gastronómica inolvidable en uno de los lugares más bellos de Bali.

Los costes

Todo este lujo no es gratuito, por supuesto. Por lo tanto, es mejor planear un poco de dinero extra en el presupuesto de viaje para este día.

El paquete de brunch cuesta 750.000 IDR por adulto (unos 45 EUR o 52 USD) y 375.000 IDR para los adolescentes (13 – 17 años) (unos 20 EUR o 24 USD). Los diferentes paquetes de bebidas parten de 125.000 IDR (unos 7 EUR o 9 USD) para las bebidas sin alcohol, incluidos los cócteles vírgenes. Los paquetes de bebidas alcohólicas oscilan entre 750.000 IDR por persona y 1,2 millones de IDR (hasta 70 EUR o 83 USD), según tus preferencias.
Ten en cuenta también que todos los precios están indicados con ++ (más plus), lo que significa que se añadirán impuestos y tasas de servicio. Es algo habitual en Asia.

No es un día barato, pero será uno de los mejores si disfrutas de una comida y una bebida increíbles en uno de los lugares más impresionantes que ofrece Bali.

Experiencia extra: Bebidas al atardecer en el Rock Bar

Si no puedes dejar de mimarte ese día, reserva una mesa en The Rock Bar, a sólo 10 minutos en coche de Sundara. Este impresionante bar se encuentra en el Ayana Resort & Spa, en un lugar realmente espectacular. Para llegar al bar hay que tomar un inclinador para bajar el acantilado donde se encuentra el bar. Las vistas de la puesta de sol sobre la bahía son incomparables, ¡un final glamuroso para un día perfecto! Asegúrate de hacer una reserva, ya que suele ser muy popular.

2.- Paseo por la cresta de Campuhan en Ubud

Bali tiene, sin duda, algunos de los lugares costeros más bellos y espectaculares del mundo. Sin embargo, un lugar favorito de Bali es Ubud, a una hora y media en coche hacia el interior. El bosque tropical, los verdes arrozales y las casas tradicionales balinesas tienen una atmósfera única difícil de describir. Te puedes alquilar una pequeña villa balinesa con tu propia piscina entre los arrozales por una pequeña moneda. Para una experiencia más lujosa, se pueden encontrar impresionantes complejos de alta gama en las colinas que rodean la pequeña ciudad. Aquí te sentirás transportado a un mundo diferente, sin nada a tu alrededor más que las tranquilas y antiguas selvas de las tierras altas de Bali. Un sueño hecho realidad.

Independientemente del lugar en el que te alojes, una de las cosas que debes hacer en Ubud es el paseo por la cresta de Campuhan. Esta pequeña ruta de senderismo comienza a sólo 1 km al oeste del centro de Ubud. Se sale de la carretera principal y se pasa por un pequeño puente que atraviesa la selva. Si está abierto, se puede empezar con una visita a Pura Gunung Lebah, un hermoso y elaborado complejo de templos justo en el punto de partida de la ruta. A continuación, sólo hay que seguir el pequeño sendero que nos lleva a través de la espesa selva, los arrozales y las aldeas locales. Se recomienda empezar temprano por la mañana para evitar todo el calor del día o a última hora de la tarde si no se puede salir temprano de la cama. Por el camino, disfruta de un desayuno en uno de los pequeños restaurantes o «warung», como se llaman en Indonesia. Podrás relajarte del esfuerzo matutino y disfrutar de las impresionantes vistas de los arrozales y la selva circundante. La caminata completa por la cresta es de 9 km, pero obviamente, eres tu quien decides una vez que te has cansado.

Es uno de los paseos más pintorescos de los alrededores de Ubud y sin duda hará que te enamores aún más de la zona.

Experiencia extra: Estancia de bienestar en Bagus Jati

Ubud es el principal lugar de Bali para los retiros de bienestar. Está Bagus Jati, uno de los retiros holísticos más impresionantes de la zona. Situado en un frondoso bosque, a unos 30 minutos de Ubud, te alojas en villas tradicionales balinesas con estructura en forma de A que se adentran en la densa selva. El retiro ofrece una serie de programas, desde tratamientos de spa hasta clases de yoga y meditación, así como programas de ayurveda y desintoxicación. Las instalaciones del complejo se completan con un spa de día, salas de yoga y un restaurante que utiliza verduras orgánicas frescas cultivadas en los jardines del lugar. Puedes reservar diferentes estancias y paquetes en función de tus preferencias personales. No es necesario ser un fanático del bienestar o un yogui para disfrutar de este retiro absolutamente impresionante. Si lo que deseas es relajarte y mimarte en el entorno más sereno, has llegado al lugar adecuado en Bagus Jati.

3.- La experiencia de Bulian Homestay

Alojarse en la casa de familia de Bulian es una de las experiencias favorita en Bali, sin duda alguna. Si realmente quieres acercarte a la vida local en la isla, tienes que quedarte con Gede y su familia en el pueblo rural de Bulian.

Gede hace poco decidió concentrarse plenamente en la gestión de su casa de acogida con su esposa, mostrando a los visitantes su hermosa casa y su cultura. ¡Y qué experiencia tan fantástica ofrecen estos dos a sus huéspedes!

El alojamiento en casa de familia

Bulian es un pequeño pueblo rural en el norte de Bali. Te alojas en el complejo familiar de Gede, donde puedes elegir entre diferentes opciones de alojamiento, desde dormitorios hasta acogedoras habitaciones dobles. Las habitaciones privadas disponen de baño y están decoradas con mucho cariño. Al fondo de los frondosos jardines, se encuentra el restaurante y la zona de bar. Es un lugar pequeño y acogedor, donde podrás relajarte con una bebida y una buena comida casera. Puedes apuntarte a las clases de cocina que se ofrecen, en las que te enseñarán a cocinar tu mismo las delicias balinesas con la señora de la casa. Todos los platos elegidos pueden reproducirse fácilmente en casa. Una experiencia divertida y lo mejor de todo es que puedes comer tus propias creaciones.

Sin embargo, la idea esencial de la estancia en casa de Gede es no sólo mejorar la vida de su familia, sino también crear oportunidades para toda la comunidad del pueblo. Un ejemplo es educar a la comunidad sobre cómo lidiar con la basura, un gran problema en la isla. Por ello, puso en marcha la iniciativa global Trash Hero en Bulian. Además, las actividades y el transporte para sus huéspedes son proporcionados en su mayoría por miembros de la comunidad local, lo que ayuda a aportar dinero al pueblo. Alojarse en Bulian Homestay beneficia a la comunidad local y, por último, a ti.

Conociendo Bulian

Pero la experiencia más inolvidable es preparar y participar en la ceremonia tradicional de agradecimiento a Sang Hyang Widhi Wasa. Vestidos con la ropa tradicional balinesa, se preparan (o se prueban) los Canang, las pequeñas ofrendas en forma de paquete. Si has viajado a Bali, verás esos pequeños paquetes por toda la isla, normalmente en las puertas y en las aceras. Hechos con hojas de coco y flores, forman su pequeña ofrenda Canang. Posteriormente vas al templo de al lado, donde una vieja sacerdotisa oficia la ceremonia. Es una experiencia realmente conmovedora que no te hace sentir como un extraño. Al final de la ceremonia, la sacerdotisa te entrega el tradicional brazalete Tridatu, que simboliza los poderes de los tres señores principales: Brahma, Wisnu y Siwa. La ceremonia te proporciona una hermosa visión de la cultura local, lejos de los falsos espectáculos turísticos.

Experiencia extra: Alójate en Villa Bantes y haz ciclismo de montaña

Además de la casa de familia, Gede también ofrece alojamiento en Villa Bantes, una encantadora propiedad situada a unos kilómetros del pueblo. Es un lugar rústico-chic, sin florituras, pero con mucha privacidad y una hermosa zona de piscina con vistas a las fincas frutales de los alrededores. Si quieres pasar unos días tranquilos para relajarte, Villa Bantes puede ser el lugar adecuado para ti.

Otra gran actividad que se ofrece aquí es una excursión en bicicleta por la impresionante zona. Coge una bicicleta de montaña y prepárate para empezar a sudar. Tu guía local de ciclismo de montaña del norte de Bali te llevará por las colinas y las plantaciones de fruta. Disfruta de las impresionantes vistas de las exuberantes colinas, baja a los arrozales de las tierras bajas y termina tu viaje en el océano. Pedalear por las empinadas colinas en medio del calor no es apto para pusilánimes, pero es muy hermoso y gratificante conocer este tramo de tierra virgen.

4.- Visitar las terrazas de arroz de Jatiluwih

Ninguna visita a Bali estaría completa sin explorar las emblemáticas terrazas de arroz. El verde brillante de las plantas de arroz frente al verde oscuro de la selva en el fondo es un espectáculo difícil de olvidar.

Con la creciente popularidad de las terrazas de arroz, en muchos lugares se han instalado columpios gigantes. ¿No hemos visto todos millones de fotos de jóvenes y atractivas blogueras y vloggers, con poca ropa, columpiándose en las terrazas de arroz balinesas, mirando con nostalgia a lo lejos? Si necesitas un columpio para completar tu experiencia en una terraza de arroz, debes visitar la Terraza de Arroz de Tegallalang, situada cerca de Ubud. Tegallalang es impresionante, pero acabó muy invadido de turistas antes de que llegara el COVID.

Por ello, se recomienda visitar las terrazas de arroz de Jatiluwih, menos conocidas, en las tierras altas más frescas, al pie del monte Batukaru. Los dramáticos paisajes ofrecen un escenario impresionante por el que se puede pasear sin hordas de otros visitantes. Tómate tu tiempo para fotografiar esta belleza exótica sin ser molestado. Con un tamaño de 600 hectáreas, Jatiluwih es también la mayor extensión de arrozales de todo Bali. Situado a unos 700 metros sobre el nivel del mar, el aire es claramente más fresco aquí que en el mar. Esto lo hace perfecto para pasear por las terrazas y perderse en el increíble paisaje. Tómate tu tiempo para explorar y recompénsate después con una bebida o una comida en uno de los pequeños restaurantes con vistas a las terrazas de arroz. Es una experiencia impresionante que deberías añadir a tu lista de cosas por hacer en Bali.

Experiencia extra: Visitar el templo Ulun Danu Beratan

El trayecto desde el ajetreado sur hasta las terrazas de arroz de Jatiluwih dura unas 2 horas. Ya que estás en la zona, puedes añadir una visita al templo Ulun Danu Beratan, uno de los principales templos hindúes de la isla. El complejo del templo está situado a orillas del lago Bratan, que abastece de agua a toda la región. Por eso el templo se construyó en adoración a Danu, reina del agua, los lagos y los ríos.

Amante de los templos o no, no se puede evitar quedar impresionado con los hermosos edificios del templo que se reflejan en las tranquilas aguas del lago, creando la ilusión de que está flotando. La brumosa cordillera de Bedugul que lo rodea constituye un impresionante telón de fondo. El complejo consta de 4 grupos de santuarios y 4 puertas orientadas a cada uno de los puntos cardinales.

Visitar juntos las terrazas de arroz de Jatiluwih y el templo de Ulun Danu durante una excursión de un día es la combinación perfecta de naturaleza y cultura.

5.- Un día en la playa virgen

En general, la costa este de Bali está todavía relativamente inexplorada y es una zona fantástica para escapar de las multitudes. Las magníficas vistas sobre el majestuoso Monte Agung, la auténtica vida de los pueblos y una hermosa costa hacen que esta zona sea muy especial.

Una de las experiencias favoritas es, una excursión de un día a Virgin Beach, cerca de Candidasa. Esta pequeña joya, una de las pocas playas de arena blanca, ofrece unas condiciones perfectas para nadar y relajarse tranquilamente.

Para llegar a Virgin Beach -o Pantai Perasi, como la llaman los lugareños- hay que bajar por una carretera empinada hasta llegar a un gran aparcamiento arbolado. Escondida tras los árboles, encontrarás la hermosa Virgin Beach. Salpicada de rústicos chiringuitos, tiendas de esnórquel y pequeños restaurantes, se puede pasar fácilmente un día entero aquí nadando, buceando y relajándose. Te sentirás como un náufrago en el mejor sentido. Es una experiencia increíble.

Experiencia extra: Pasar la noche en el Ashyana Candidasa Resort

Uno de los lugares costeros más cercanos a Virgin Beach donde merece la pena alojarse es Candidasa. A unos 20 minutos en coche de Virgin Beach, Candidasa ofrece una buena selección de resorts de playa. Sencillo pero bonito, es el Ashyana Candidasa Beach Resort.

Candidasa en general no tiene mucha playa. Sin embargo, el Ashyana Resort ofrece unas impresionantes vistas al mar y una exuberante zona de piscina. Es imposible no enamorarse de este hermoso complejo costero. El restaurante del lugar ofrece deliciosas delicias balinesas, así como algunos platos de la cocina occidental. Los desayunos con vistas al mar de Bali son para morirse. Las habitaciones dobles de estilo tradicional balinés alrededor de la zona de la piscina garantizan una estancia de lujo con las mejores vistas a la piscina y al mar.
Desde Candidasa, es fácil organizar el transporte a Virgin Beach con tu proveedor de alojamiento.

Sin duda, debes visitar Bali.

Organiza tu viaje con Maleta Voladora haciendo clic aquí.

Publicidad

error: Content is protected !!